Hospital Por Lunes, 25 Noviembre 2013 13:05
EN 20 SESIONES

La rehabilitación del suelo pélvico mejora la calidad de vida en la incontinencia urinaria

En Castilla y León solo existen dos unidades que traten estas patologías, una de ellas en Salamanca, donde realizan ejercicios específicos de biofeedback

Vote este artículo
(0 votos)

La incontinencia urinaria es un problema muy frecuente en mujeres de determinada edad y con varios partos a lo largo de su vida. Las personas que lo padecen tienen muy condicionada su vida a nivel físico y social. En la Unidad de Rehabilitación de Suelo Pélvico tratan de reconducir esa situación a través del entrenamiento de la musculatura del suelo pélvico, aunque a veces también precisan de cirugía. Otras patologías que tratan son las infecciones urinarias, los prolapsos, la incontinencia fecal o el dolor pélvico, entre otros. Cada sesión es individual, y acuden derivados de especialidades como Ginecología, Urología, Coloproctología o Digestivo.

El entrenamiento de la musculatura del suelo pélvico es clave para afrontar patologías como la incontinencia urinario o fecal, el prolapso, las infecciones o el estreñimiento terminal. En el hospital de Salamanca disponen de una Unidad de Rehabilitación de Suelo Pélvico desde 2005, la segunda de Castilla y León, donde atienden a once pacientes diarios cuatro días a la semana, a excepción del martes que pasan consulta. La patología que más tratan es la incontinencia urinaria, sobre todo de mujeres, y de 2005 a 2012, han atendido a unas 380 personas. El protocolo en estos casos es de 20 sesiones cada personas, dos semanales y de 30 minutos cada una.

La doctora Geanini y la fisioterapeuta Luisa Herrero.

A la unidad  llegan pacientes de Ginecología, Urología, Coloproctología y Digestivo. "Lo que hacemos es un entrenamiento del suelo pélvico a través del biofeedback, que va a ayudar en las incontinencias de esfuerzo, las de urgencias, las mixtas o las fecales", advierte la doctora Geanini Yagüez, responsable de la unidad. Para realizar este entrenamiento cuenta con una técnica, instrumentalizada, "que permite personalizar el tratamiento, en cuanto a la fuerza, que es motivamente, ya que se ve", señala. Pero existen diferentes formas de entrenar dicha musculatura, como las órdenes verbales.

La doctora insiste en que es el primer tratamiento de las incontinencias, que se puede completar con la cirugía, bien anterior o posterior a la rehabilitación, "y sirve tanto para las incontinencias leves como las moderadas".  La fisioterapeuta responsable del entrenamiento de cada paciente es Luisa Herrero de Celis, que subraya el hecho de que tres de cada diez mujeres van a padecer incontinencia urinaria, aunque también se dan casos en hombres con patología de próstata.

Asimismo, también acuden a la unidad mujeres después del parto, aunque la incontinencia urinaria tiene varios factores de riesgo, como la edad, el número de alumbramientos, la obesidad, el tabaco o aquellas circunstancias que aumenten la presión intraabdominal. Además de realizar los ejercicios de biofeedback, les transmiten unas normas de conducta, y cuáles son los factores que predisponen dicha patología.

Este aparato de la unidad diagnostica y trata cada caso.

El aparato que tienen para realizar el biofeedback puede utilizarse tanto para el tratamiento como para el diagnóstico. "Nos permite medir la fuerza que tiene esa musculatura, y nos sirve para el tratamiento, es bastante completo, porque también podemos dar electroestimulación", añade Geanini. Lo ideal es la contracción activa por parte del paciente, controlada a través de dicho aparato, pero a veces es pasiva y tienen que potenciarlo, o bien porque no lo consiguen o por no tener sensibilidad.

A través del biofeedback también se tratan infecciones de orina, vejigas hiperactivas (que desencadenan en incontinencia de urgencias), o dolores pélvicos, entre otros. Cada martes, la doctora Geanini pasa consulta en la unidad, con cinco casos nuevos a la semana. Debido a la gran demanda de esta rehabilitación, tienen lista de espera, al tratarse de tratamientos de duración determinada (12 para infecciones de orina, y 20, las incontinencias). "La idea es que una vez aprendan la técnica, sigan con los ejercicios de biofeedback en casa", relatan tanto la doctora como la fisioterapeuta.

En este sentido, ambas profesionales insisten en la importancia de realizar estos ejercicios antes y después del parto, para prevenir futuras incontinencias, "que condicionan la calidad de vida de una persona". Al respecto, a cada paciente que llega con este problema le realizan un cuestionario de incontinencia y otro de calidad de vida tanto en el inicio como al final de todas las sesiones. "Con ellos vamos viendo si ha mejorado en todos sus aspectos, tanto físicos como sociales", subrayan.  Entre sus preocupaciones está si se sienten deprimidos, si evitan salir de casa por los problemas urinarios, si se sienten frustrados, si concilian el sueño, si le limitan su vida, etc. Esa encuesta también la realizan en los casos de incontinencia fecal.

La fisioterapeuta maneja el programa biofeedback.

La fisioterapeuta asegura que muchas de las pacientes llegan "realmente mal". También les proporcionan un diario miccional, donde anotan en sus domicilios el número de veces que orinan en el baño, aquellos escapes que tengan o los cambios de toalla o pañal que necesiten. "Sobre todo lo hacen los pacientes con incontinencia de Urgencias, que algunos casos llegan a orinar en el baño unas 35 veces al día, algo que condiciona por completo la vida de una persona", relata la fisioterapeuta. En esos casos les indican que traten de aguantar lo máximo posible. Por último, apuntan que esta rehabilitación del suelo pélvico, "no tienen ningún tipo de contraindicación, se puede repetir las veces que se quiera".

Deja un comentario

No está permitido escribir comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes. Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

*Campos obligatorios.