Servicios Sociales Por Lunes, 17 Abril 2017 18:30
ACTO EN LA UNIVERSIDAD DE SALAMANCA

El activista pakistaní Ullah Khan carga contra las multinacionales textiles por aprovecharse de la esclavitud infantil

Pide al Gobierno español que prohíba la importación y la venta de ropa hecha por niños en tiendas de Mango o Inditex

Vote este artículo
(0 votos)
El activista Ullah Khan, el vicerrector Enrique Cabero y el presidente de los Graduados Sociales, Ángel Castilla. El activista Ullah Khan, el vicerrector Enrique Cabero y el presidente de los Graduados Sociales, Ángel Castilla.

Muhammad Ehsan Ullah Khan, activista pakistaní contra la esclavitud infantil, compartió ayer "su lucha de 40 años" en la Universidad de Salamanca, junto al vicerrector de Promoción y Coordinación, Enrique Cabero, y Ángel Castilla Corral, presidente del Colegio Oficial de Graduados Sociales de Salamanca, donde posteriormente tuvo lugar un acto público con los colegiados. Su mensaje fue claro: si los gobiernos lo siguen permitiendo, las grandes multinacionales seguirán utilizando mano de obra de niños y niñas para su propio beneficio.

Cuando se ha estado "12 veces en la cárcel", te han condenado "dos veces a la pena de muerte", te han "echado del trabajo, presionado, exiliado de tu país durante 20 años" y has visto morir asesinado a un niño de tan sólo 12 años por quien has luchado hasta perderlo todo, se tiene la única recompensa de la libertad para decir bien claro que "sólo espero que mi lucha pueda continuar".

Muhammad Ehsan Ullah Khan (Pakistán, 9 de febrero de 1947) lleva desde finales de los 60 luchando contra el trabajo infantil y fue especialmente conocido por su campaña para intentar liberar al niño esclavo Iqbal Masih, asesinado un 16 de abril de 1995, la fecha que ahora marca la conmemoración del Día Mundial contra la Esclavitud Infantil.

Por eso, aquí en España, "donde vengo de forma puntual desde 2013", no duda en pedir de forma expresa y precisa que se cambien las leyes para que se "prohíba la importación de cualquier producto elaborado por niños". "Si realmente en este país está prohibido el trabajo infantil, sólo pido que se cumpla la ley, que se acabe con esta práctica ilegal, igual que se detiene a los que traen droga o se requisan las plantas o alimentos que no tienen el correspondiente certificado. No se trata de ir contra los productos, sino contra aquellos que han sido realizados por niños", explicó.

En su relato, quiso acordarse de la terrible tragedia de Bangladés, donde el derrumbe de un edificio con varias fábricas de ropa en 2013 dejó más de 1.100 muertos, muchos de ellos niños, y "aquí había multinacionales occidentales, entre ellas la sueca HM o las españolas Mango o Inditex", denuncia el pakistaní, y aclara, en este sentido, que "como activista no empiezo una campaña hasta que no confirmo la realidad". Por eso intentó conseguir una reunión al más alto nivel con Zara, "y nadie se presentó, sólo los representantes de la compañía para China y el resto de Asia, y a ellos les dije que no habían hecho nada para compensar a esas personas fallecidas, intentaron sobornarme al ofrecerse para ayudar a mi organización, pero yo sólo les pedí que dejaran de hacer mercancía con mano de obra infantil".

"Ropa elaborada por niños de 4 años"

Muhammad Ehsan Ullah Khan va incluso más allá al lamentar que España tenga que sufrir una gran tasa de paro mientras sus leyes permiten que haya en las tiendas españolas "ropa elaborada en Turquía por niños de 4 años, he ido a estos sitios donde la venden, tengo fotos y esto es ilegal, va en contra de la Convención Internacional de los Derechos de los Niños".

De hecho, según Unicef, más de 250.000 menores están trabajando para estas multinacionales del sector textil y la solución es tan sencilla como "que se pongan en práctica las leyes contra la esclavitud infantil", no sólo por los niños sino en beneficio de toda la humanidad.

En este punto, quiso acordarse también de Jesucristo y apelar al amor, independientemente de la religión, "si no amamos a los niños jamás conseguiremos la paz en el mundo". "Este desequilibrio es que el que crea la guerra entre los países", ése que permite a los grandes países basar su economía en la explotación infantil y luego producir armas en un mundo globalizado donde "el Papa es el único líder mundial que habla sobre esta realidad".

Por todo ello, y otras mil historias que Ullah Khan podría contar, en su primera visita a la Universidad de Salamanca, "es todo un honor", dijo, le pide "dar luz para los líderes del futuro, porque el conocimiento es poder" y celebrar, cada 16 de abril, el Día Mundial contra la Esclavitud Infantil.

De momento, ya cuenta con el respaldo público de la institución académica. El vicerrector Enrique Cabero fue tajante al afirmar que "la humanidad no tiene futuro si los niños no pueden formarse"  y que "nuestra sociedad no puede consentir que siga existiendo ningún tipo de esclavitud, mucho menos la infantil", por lo que "la Universidad seguirá reivindicando ante la comunidad internacional" el respeto a los derechos humanos, como ha venido haciendo a lo largo de sus 800 años de historia.

Del mismo modo, el presidente del Colegio de Graduados Sociales de Salamanca explicó que su organización tiene en su escudo el emblema de la justicia social, "y nosotros que somos defensores de los derechos laborales tenemos que empezar por lo más básico, que es la protección de los derechos de la infancia".

 

Deja un comentario

No está permitido escribir comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes. Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

*Campos obligatorios.