La situación causada por la pandemia por COVID-19 está teniendo como consecuencia el agravamiento de patologías mentales previas y la aparición de numerosos casos de ansiedad que pueden avanzar hacia la cronificación. Además, el hecho de no poder acompañar al familiar en su enfermedad y en el proceso de muerte puede derivar, para muchas familias, en dificultades para elaborar el duelo. Los expertos piden más recursos y mayor atención a este problema creciente.

Publicado en A fondo