Imprimir esta página
Hospital Por S. A. D. Martes, 13 Abril 2021 20:25
MALESTAR

El Comité Antisida de Salamanca denuncia que el hospital no dispensa el tratamiento del VIH combinado en una pastilla "para ahorrar costes"

El colectivo recuerda que este cambio, que supone tomar varios comprimidos, dificulta que los pacientes cumplan con la medicación prescrita y empeora el control de la infección

Vote este artículo
(0 votos)

El Comité Ciudadano Antisida de Salamanca ha denunciado este martes que, desde "hace meses", los pacientes con VIH atendidos en el complejo hospitalario salmantino tienen que tomar varios comprimidos para completar su tratamiento antirretroviral, "después de haber conseguido contener la infección con una pastilla única".

Todo, afirman, porque el Servicio de Farmacia "sustituye los llamados combos –una sola pastilla que incorpora todos los principios activos necesarios para controlar el VIH–, suponemos que para ahorrar en la factura farmacéutica del hospital".

Según explican los representantes de este colectivo en un comunicado, "esto no ocurre en otras provincias de la Comunidad, lo que nos parece más alarmante aún, ya que en Salamanca seguimos a la cola de los avances en tratamiento antirretroviral en Castilla y León".

Desde el Comité Antisida se indica que varias personas con VIH que son atendidas en la Unidad de Enfermedades Infecciosas del Hospital Universitario de Salamanca acuden a sus consultas periódicas y reciben una receta en la que el profesional que les atiende prescribe "un tratamiento basado en una pastilla única, uno de los grandes avances en los tratamientos antirretrovirales". Sin embargo, "al llegar a la farmacia del hospital, reciben otra medicación que contiene los mismos principios activos pero que, por motivos de gestión interna", supone un aumento del número de comprimidos que deben tomar los pacientes, lo que vulnera "su derecho a recibir la medicación que cada médico prescribe". 

Los representantes de la asociación afirman en su comunicado que el hospital argumenta su decisión en que está "basada en criterios médicos", pero consideran que este cambio en la forma de dispensación de los tratamientos "pone en riesgo la adherencia de las personas con VIH en la toma de su medicación", es decir, su capacidad "para implicarse correctamente en la elección, inicio y cumplimiento de su tratamiento a fin de conseguir una supresión adecuada de la replicación viral". En el caso de los pacientes con VIH, la adherencia selectiva es la primera causa de fracaso terapéutico, y por este motivo se diseñaron los regímenes compuestos en un comprimido único, algo que en los últimos años "ha demostrado ser la estrategia más eficiente para prevenir la mala adherencia selectiva de fármacos". En este sentido, apuntan que, según la Sociedad Española Interdisciplinaria de SIDA, SEISIDA, "a mayor número de pastillas, menor cumplimiento del tratamiento y, por tanto, peores resultados".

Desde el punto de vista "de la sostenibilidad del sistema sanitario", se añade desde el Comité Antisida, "dudamos que este camino sirva significativamente al objetivo de reducir la factura farmacéutica, que todos compartimos", ya que una medida "tomada a nivel local, de forma unilateral, no es consistente con un ahorro global del sistema".

"¿Por qué no se ha trabajado junto con otros hospitales o servicios de salud y negociado una nueva política de compras y de precios de los tratamientos antirretrovirales?", se pregunta el colectivo, que advierte de que en unos meses preguntará "qué ha pasado, cuántos pacientes han tenido que volver a su tratamiento inicial y qué ahorro (¿eficiencia?) se ha conseguido". 

 

Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies Para encontrar más información, sigue el siguiente enlace Política de cookies.