Hospital Por Miércoles, 29 Noviembre 2017 12:27
CAMPAÑA DE FORMACIÓN, INFORMACIÓN Y AYUDA en el causa

El hospital apunta a los trabajadores para lograr un espacio sin humo total

Los reticentes a dejar de fumar en el complejo salmantino pueden acudir a la Unidad de Tabaquismo, que recibe cada año a 700 nuevos pacientes y más de la mitad logran dejarlo

Vote este artículo
(0 votos)
Señal de prohibido fumar en la entrada del Clínico, donde se sigue fumando. Señal de prohibido fumar en la entrada del Clínico, donde se sigue fumando.

El hospital de Salamanca continúa con su cerco a los fumadores para lograr, de verdad, un espacio sin humo y entrar a formar parte de la Red Europea que reconoce este baremo de calidad. No sólo se ha reforzado la señalización para todos los usuarios, sino que se ha puesto en marcha una completa campaña dirigida a los trabajadores como referentes de la salud pública.

"No será fácil, es un tema complicado y que lleva tiempo", tal y como reconoce el jefe de Neumología, Miguel Barrueco, pero es optimista, porque no hace tanto tiempo "fumaba el 55% de la población y la mitad de los médicos"  y ahora, la Encuesta Nacional de Salud establece la prevalencia en torno al 24% de la población.

Un avance sustancial en parte gracias a la Ley Antitabaco de 2011, en cuyo amparo legal se basa la dirección del Hospital para intensificar su lucha contra los fumadores en el recinto hospitalario. Empezado, como parece lógico, por los propios sanitarios, que utilizan las salidas de emergencia para fumar, poniendo en riesgo "no sólo su salud, sino también la propia seguridad", como apunta Barrueco. 

Hospital tabaco Granados Montes BarruecoDe momemto, ya se han señalizado estas zonas interiores y se ha dado comunicación a los agentes de seguridad para un mayor control de estas prácticas, aunque lo verdaderamente importante, aparte de aumentar esta visibilidad de la prohibición, es lograr que se tome conciencia, y en un periodo de tiempo prudente, "denunciar y tomar las medidas que sean necesarias", como también explicó la gerente, Cristina Granados.

Todos los trabajadores tienen ya un correo electrónico donde se les informa de las consecuencias legales de fumar en este entorno laboral y se les anima a que sean agentes activos de promoción de la salud frente al tabaquismo, al mismo tiempo que se les ofrece la ayuda de la Unidad especializada en el hospital para dejar este mal hábito. Por ella pasan cada año 700 pacientes nuevos, y entre el 50 y el 60% logran dejarlo, "demostrado científicamente", como recalca Barrueco para avalar unos resultados que comparten casi todas las Unidades de Tabaquismo de los hospitales y que no se logran en ningún otro sitio. De hecho, el porcentaje de éxito de los que intentan dejar de fumar por su cuenta sólo alcanza el 2% y hasta el 15% con la ayuda de los centros de salud.

En cualquier caso, parece claro que ahora cada vez es más difícil tratar a los fumadores, porque son menos y con mayor adicción, sin olvidar que se trata de una "enfermedad crónica, de carácter adictivo y con gran riesgo de recaída", como apunta también este reconocido experto en la lucha contra el tabaco. Así, el perfil tipo que acude a la Unidad es el de un varón, aunque cada vez hay más mujeres, entre 35 y 50 años, que fuma en torno a paquete y medio y lleva muchos años con la adicción.

"Es difícil", repite Barrueco, pero "fumar mata, unas 56.000 personas al año en España" y todos los esfuerzos pueden ser pocos para la erradicación de un negocio legal. Por eso, los trabajadores del hospital también contarán con formación y con la ayuda de la Comisión de Prevención del Tabaquismo, cuya secretaria, Encarna Montes, ha asegurado que esta campaña debe empezar por los propios trabajadores, a "quienes les informamos desde su incorporación al hospital de sus obligaciones y de los recursos que hay para dejar el tabaco".

Sin con todo ello no se consigue y se detecta la reincidencia, también se ha habilitado un correo electrónico para comunicarlo e iniciar las sanciones. Lo mismo que ocurrirá con los usuarios del hospital.

Mientras se producía esta rueda de prensa para informar de las medidas de señalización, información y llamamiento a Hospital prohibido fumarla población para "lograr un espacio hospitalario completamente libre de humo", decenas de personas fumaban a las puertas del Clínico o incluso debajo de los carteles gigantes de prohibición donde se habla de multas de hasta 10.000 euros. Una realidad compleja pero que "hay que abordar y retomar", como añadió la gerente, ya en contacto con la jefatura de la Policía Local para proceder a las denuncias establecidas en la Ley 42/2010. Serán 30 euros si logran "pillar" al fumador, y de 600 a 10.000 si la conducta se convierte en falta grave por reincidencia.

Seguro que no será necesario. Si la ley de 2011 ya ha logrado que los fumadores mayores de 16 años pasen del 31 al 24%, si se ha evitado en gran medida el tabaquismo pasivo, si los lugares de trabajo son ambientes libres de humo, si ha descendido notablemente la visibilidad del tabaco y si los propios fumadores han disminuido mucho el consumo, será "posible" lograr un hospital sin humo.

Así lo considera Miguel Barrueco, aunque, de forma general y aparte de los recintos hospitalarios, no se olvida de denunciar "las artimañas" que todavía les permiten a las tabacaleras para enganchar a los más jovenes, o la falta de compromiso del Gobierno en las campañas informativas, "muy intensas contra los 6.000 accidentes de tráfico", pero casi inexistentes contra los "56.000 muertos al año por el tabaco".

 

 

Deja un comentario

No está permitido escribir comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes. Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

*Campos obligatorios.