Hospital Por S. A. D. Sábado, 29 Mayo 2021 12:27
RECOMENDACIONES

Diferencias entre las estrategias disponibles para el tratamiento endoscópico de la obesidad

La Fundación Española del Aparato Digestivo se suma a la campaña 'La obesidad como pandemia en desarrollo', impulsada con motivo del Día Mundial de la Salud Digestiva

Vote este artículo
(0 votos)

Con motivo del Día Mundial de la Salud Digestiva, que se conmemora este sábado, la Fundación Española del Aparato Digestivo (FEAD) ha querido contribuir a resolver las dudas que existen sobre las diferentes estrategias de tratamiento endoscópico de la obesidad, un problema de salud que centra este año la campaña promovida por la Organización Mundial de Gastroenterología (OMG) y la Federación Internacional para la Cirugía de la Obesidad y los Trastornos Metabólicos (IFSO) bajo el lema La obesidad como pandemia en desarrollo.

En este marco, y como entida transmisora en España de esta iniciativa internacional, la FEAD ha elaborado un documento que enumera las diferentes estrategias de tratamiento endoscópico de la obesidad y recoge algunas recomendaciones de uso:

1. Disminuir el volumen gástrico: las técnicas de disminución del volumen gástrico son las más conocidas, y pueden ser más temporales o definitivas.

√ Introducción de accesorio ocupante de espacio en el estómago. El balón intragástrico es la más conocida, y aunque existen diversos tipos de balón, en general están hechos de un material plástico de alta resistencia y diseñados para mantenerse de 6 a 12 meses.

Esta técnica se propone en pacientes con una obesidad leve con índice de masa corporal (IMC) de 31-35. En algunos casos de obesidad mórbida, se utiliza para conseguir una disminución de peso previo a una eventual cirugía, aunque esta es una indicación muy específica.

La colocación del balón se debe de acompañar siempre de un cambio dietético controlado por un especialista. El balón produce una saciedad temprana, pero el simple hecho de tenerlo no hace que el paciente pierda peso. Una vez transcurrido el tiempo aconsejado, de entre 6 y 12 meses, se extrae el balón por vía endoscópica bajo sedación, aunque también hay balones que son ingeribles que no precisan de endoscopia para la colocación ni retirada y otros que solo requieren endoscopia para su retirada.

√ Reducción de la expansión del estómago mediante una técnica endoscópica restrictiva. Dentro de estas técnicas, la más conocida es la técnica de sutura Apollo, que se recomienda en pacientes con un IMC entre 31 y 40.

Esta técnica es más duradera que el balón, y consiste en la realización de múltiples suturas en el cuerpo del estómago para disminuir su volumen. De esta forma, se crea un reloj de arena que retrasa el paso de la comida y aumenta la sensación de saciedad, con la consiguiente pérdida de peso. Este procedimiento se realiza mediante una endoscopia en el quirófano. Posteriormente, hay que seguir un adecuado control nutricional, con incremento progresivo de la ingesta que se va adaptando semana a semana.

2. Alterar el tránsito: el tránsito se puede alterar creando un atajo (bypass) que evita el paso de la comida por el duodeno.

√ Bypass que evita el paso de la comida por el duodeno. Al exterior, mediante un puerto de acceso al estómago y un sistema de aspiración, por ejemplo, la terapia Aspire, que es una técnica novedosa y efectiva, pero resulta un poco engorrosa en la vida diaria. Consiste en colocar un tubo entre el estómago y la pared abdominal (lo que se denomina una gastrostomía). A través de este tubo, se puede aspirar el contenido del estómago utilizando una máquina de aspiración especial, y la cantidad que se debe aspirar esta preestablecida.

Bypass entre el estómago y una parte más distal del intestino delgado. Se consigue con imanes o con una prótesis metálica con un diseño específico que se denomina "de aposición luminal". La principal complicación es que no se puede regular la cantidad de nutrientes que van a pasar por el bypass. Estas técnicas no se utilizan en la práctica clínica habitual.

√ Inyección de ácido hialurónico o toxina botulínica A en el antro gástrico. Son técnicas menos utilizadas cuyo objetivo es producir un enlentecimiento del vaciamiento gástrico, condicionando una saciedad precoz y, por tanto, pérdida de peso.

3. Modificar la absorción a nivel duodenal. Este grupo de técnicas actúan sobre el duodeno, intentando que los nutrientes no se absorban. Se utilizan también para el tratamiento de la diabetes, ya que mejoran los índices glucémicos.

√ Utilización de un forro o cubierta plástica que cubre el duodeno. Se trata de una manga plástica que se ancla en la salida del estómago y cubre todo el duodeno para evitar la absorción de los alimentos a este nivel durante 12 meses. El mayor problema con esta técnica está en la colocación del sistema de anclaje y las dificultades para retirarlo.

√ La técnica de resurfacing: consiste en realizar una ablación mediante radiofrecuencia de toda la superficie del duodeno.

Según explican los doctores Andrés Sanchez Yagüe, responsable del Comité de Comunicación de la Sociedad Española de Patología Digestiva (SEPD), y Alfonso Alcalde Vargas, especialista de la SEPD, "todas las estrategias tienen como objetivo una disminución de la absorción de nutrientes que se realiza fundamentalmente a nivel duodenal, pero las dos primeras disminuyen la cantidad de nutrientes que llegan a duodeno, mientras que en la última se altera directamente la absorción a ese nivel con una ingesta normal".

La obesidad como enfermedad crónica

La obesidad es una enfermedad crónica que se caracteriza por un exceso de tejido adiposo o grasa en el cuerpo. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), existe obesidad cuando el índice de masa corporal (IMC) –cociente entre la estatura y el peso de un individuo al cuadrado– es igual o superior a 30kg/m2.

La obesidad se ha vuelto más frecuente en todo el mundo y en todos los grupos de edad, y es una señal –y a menudo una condición previa– de varias enfermedades crónicas importantes. Evitar la obesidad puede ayudar a una persona a reducir el riesgo de padecer diversas enfermedades crónicas, por lo que prevenirla es mejor opción que tratar de controlarla.

En el contexto del Día Mundial de la Salud Digestiva, la FEAD también ha creado una calculadora del índice de masa corporal (IMC) que está disponible en la página web de la Fundación y que establece una recomendación general en cada caso, según los resultados individuales de cada persona.

Para más información y recomendaciones sobre la obesidad, visitar la web https://www.saludigestivo.es/mes-saludigestivo/obesidad/



 



Deja un comentario

Recordamos que SALUD A DIARIO es un medio de comunicación que difunde información de carácter general relacionada con distintos ámbitos sociosanitarios, por lo que NO RESPONDEMOS a consultas concretas sobre casos médicos o asistenciales particulares. Las noticias que publicamos no sustituyen a la información, el diagnóstico y/o tratamiento o a las recomendaciones QUE DEBE FACILITAR UN PROFESIONAL SANITARIO ante una situación asistencial determinada.

SALUD A DIARIO se reserva el derecho de no publicar o de suprimir todos aquellos comentarios contrarios a las leyes españolas o que resulten injuriantes, así como los que vulneren el respeto a la dignidad de la persona o sean discriminatorios. No se publicarán datos de contacto privados ni serán aprobados comentarios que contengan 'spam', mensajes publicitarios o enlaces incluidos por el autor con intención comercial.

En cualquier caso, SALUD A DIARIO no se hace responsable de las opiniones vertidas por los usuarios a través de los canales de participación establecidos, y se reserva el derecho de eliminar sin previo aviso cualquier contenido generado en los espacios de participación que considere fuera de tema o inapropiados para su publicación.


*Campos obligatorios.