Hospital Por S. A. D. Lunes, 17 Julio 2017 12:24
de 32.467 pacientes en junio de 2016 a los 25.992 actuales

La lista de espera quirúrgica en Castilla y León baja en 6.475 personas en un año

La demora media descendió en 10 días, un 11% menos, situándose en 80 días en el conjunto de la Comunidad

Vote este artículo
(0 votos)
Al finalizar junio no hay pacientes con prioridad 1 esperando más de 30 días. Al finalizar junio no hay pacientes con prioridad 1 esperando más de 30 días.

La lista de espera quirúrgica ha descendido en Castilla y León en el último año en 6.475 personas, al pasar de las 32.467 registradas en junio de 2016 a las 25.992 cifradas al final del primer semestre de este año -un 20% menos-. Además, la demora media descendió en 10 días, un 11% menos, situándose en 80 días en el conjunto de la Comunidad.

La puesta en marcha en abril de 2016 del Plan para la eficiencia, reducción y control de las listas de espera en el Servicio de Salud de Castilla y León (Perycles), que consiguió ya resultados satisfactorios durante su primer año de funcionamiento, continúa obteniendo mejoras en la lista de espera quirúrgica y en la demora de la misma, tal y como informan desde la Consejería de Sanidad.

Así, durante el segundo trimestre del año 2017 la lista de espera quirúrgica se redujo desde los 29.061 pacientes que había a finales de marzo (última fecha de publicación) hasta los 25.992 a finales de junio, un descenso del 11%. Importante reducción de la lista de espera en el último trimestre y en el último año que confirma los buenos resultados de Perycles.

Si se comparan los datos con los del año anterior, entre junio de 2016 y junio de 2017, el descenso de pacientes ha sido de 6.475, al pasar de los 32.467 registrados en junio de 2016 a los 25.992 cifrados al final del primer semestre de este año, lo que supone un 20% de bajada.

Por lo que respecta a los tiempos de demora, la cifra a junio de este año es de 80 días, mientras que en el mismo periodo de 2016 fue de 90 días (mejora de 10 días).

Mejora en todos los centros

La mejora se ha registrado en todos los centros asistenciales de Sacyl. Todos los hospitales han reducido el número de pacientes en espera de intervención, con excepción del Complejo Asistencial Universitario de Palencia (que presenta datos excelentes y probablemente sea el hospital del SNS con menor tasa y demora media -25 días-). En el último año la reducción ha sido especialmente significativa en algunos hospitales: en el Hospital del Bierzo, un 44% menos de pacientes; en el Clínico de Valladolid, con una reducción del 41%; en el de Aranda de Duero, un 23%; o en el de Ávila, con un 19% menos.

La demora media se ha reducido también en este último año en todos los hospitales, con excepción del Complejo de Salamanca (ha incrementado en un día su demora media, pese a lo cual ha reducido el número de pacientes en 1.111, un 16%). Resultados muy positivos presenta el Hospital de Segovia (que en un año ha reducido la demora media en un 26%), el de Soria (21,8%), el Clínico de Valladolid y el del Bierzo (ambos un 18%), y el de Burgos (15%).

"Estos buenos resultados han sido posibles gracias al esfuerzo de los profesionales y una adecuada disposición y organización de los recursos públicos", según difunde Sanidad.

En 2016, los hospitales de Sacyl realizaron 167.448 intervenciones quirúrgicas, 7.932 más que en 2015. Las intervenciones concertadas con centros privados se redujeron: así, en 2015 fueron el 3,8% del total y en 2016 el 2,7%. En 2017 se mantiene esta tendencia: reducción de la lista de espera con medios públicos.

Sin pacientes con prioridad 1 más de 30 días

Hay que destacar también que al finalizar junio no hay pacientes con prioridad 1 esperando más de 30 días, siendo la demora media de estos pacientes de 10 días. Esto asegura la excelente atención para los casos que los clínicos entienden como prioritarios (cánceres, enfermedades graves), ya que el 100% de estos pacientes son intervenidos antes de 30 días.

La previsión de la Consejería de Sanidad es continuar con la mejora en los próximos meses. De hecho, el objetivo que Perycles recoge para finales de año es de 25.500 pacientes en lista de espera en el conjunto de Castilla y León y 71 días de demora media, cifras que posiblemente puedan ser mejoradas a tenor de los datos de junio. De hecho, 10 de los 14 hospitales han alcanzado ya una demora media inferior a la prevista en el Plan Perycles para diciembre de 2019 (65 días).

El consejero ha destacado por último que los datos presentados son mucho más positivos que los difundidos recientemente por el Ministerio de Sanidad referidos a diciembre de 2016, y que presentaban una demora media para el conjunto del Sistema Nacional de Salud de 115 días, mientras que en Castilla y León era de 107 días; hoy es de 80 días. La tasa de pacientes pendientes de intervención por mil habitantes era en Castilla y León de 11,97, un 12,3 % inferior a la del conjunto del S.N.S (13,65); hoy esa tasa se ha reducido hasta 10,5 por mil habitantes.

1 comentario

  • Viernes, 21 Julio 2017 08:22 Escrito por: Salvador Escribano García

    Una vez más la consejería de Sanidad saca a relucir su habitual triunfalismo en las listas de espera quirúrgica, presentando las mejores cifras a nivel nacional en pacientes pendientes y en demora media, con reducciones impresionantes en los últimos seis meses, en contraste con los años anteriores

    En días pasados la consejería de Sanidad de Castilla y León emitió una nota de prensa alardeando del descenso de las listas de espera quirúrgica en nuestra comunidad. Pero, ¿qué es lo que enmascara realmente esta noticia?

    Que no sirve de mucho que publiquen la disminución de lista de espera quirúrgica, cuando existe una lista de espera de varios días para acudir a tu médico de Atención Primaria, otra semana para que te hagan una analítica, y otra semana más para que te den el resultado. A partir de este momento, si en Atención Primaria consideran que es necesaria una derivación para estudio y valoración de tratamiento, comienza el largo circuito a que debe enfrentarse el paciente: la cita tarda hasta seis meses, no siendo infrecuentes los casos en que esa cita te la reprograman hasta en tres ocasiones. Cuando por fin te ve el médico especialista éste solicita diferentes pruebas para poder emitir un diagnóstico y así decidir el tratamiento, quirúrgico o no.

    Las listas de espera diagnósticas sobrepasan los ocho meses para realizar una resonancia magnética, los tiempos de espera para realización de ecografías superan los nueve meses, las electromiografías un año y medio, y así un largo etcétera. Pero tampoco es de recibo el hecho de que en ocasiones se citen algunas de las pruebas de manera telefónica para el día siguiente e incluso para dentro de dos horas, con la dificultad de acudir a las mismas después de llevar tiempo esperando.

    Y para finalizar vuelven a pasar cerca de tres meses hasta que vuelves a ser citado por el médico especialista para que te dé los resultados.

    El problema no es que tarden en operarme, el problema es que tarden en diagnosticarme y en el camino el desenlace sea fatídico.

    Por eso la demora en la realización de pruebas diagnósticas y obtención de sus resultados es lo realmente importante y preocupante, ya que de ellas depende el tratamiento final que debe aplicarse, y de esta demora, al igual que de la demora en las primeras consultas, no habla la consejería.

    Una vez mas sólo interesa la espectacularidad de la noticia, especialmente cuando se “gana por goleada” al conjunto de la sanidad española, para que así se divulgue y salga en los medios el supuesto buen hacer de la administración.

    Sacyl tiene como objetivo en 2017 la disminución de las listas de espera, tanto en atención primaria como especializada; el objetivo de mejorar números para publicar en prensa, sin importar que la atención sea íntegra, integral … objetivo muy difícil de lograr puesto que sigue aumentando la carga asistencial, aumentando la imposición de programas nuevos a los profesionales (como por ejemplo cuidados paliativos, ucas, anticoagulación, cirugía menor …), disminución de sustitutos, precariedad en los contratos, … En definitiva, recursos humanos muy escasos y sometidos cada vez a mayor carga de trabajo.

    Sobre todo esto, ni se mojan las gerencias correspondientes ni la consejería, es mejor no hablar de estas realidades porque se irían al traste las fotos y las noticias estupendas en la prensa, noticias con las que nos quieren hacer olvidar los grandes recortes a los que está sometida la sanidad pública, tanto en Atención Primaria como en Atención Especializada.

    Vemos cada día como, en una comunidad dónde se forman profesionales sanitarios con una calidad excelente, no se incorporan nuevos efectivos a las plantillas, viéndose relegados a obtener como mucho unos contratos precarios mientras se va jubilando nuestra plantilla envejecida, reflejo de la realidad de Castilla y León.

    El pasado mes de marzo se hacían públicas unas instrucciones en las que se decía que la lista de espera quirúrgica se había incrementado desde finales de 2016, y su índice de entradas/salidas en dicha lista de espera era superior a 1, es decir, entraban en lista más pacientes de los que salían.

    Por todo esto desde CCOO nos preguntamos ¿cómo se explica que en sólo tres meses, sin aumentar personal y, según declara el consejero de Sanidad, reduciendo las intervenciones concertadas, pueda disminuir la lista quirúrgica? ¿Habrán tenido que ver instrucciones como la del pasado mes de marzo en el Hospital de Burgos en el sentido de maquillar las listas de espera en esta reducción?

Deja un comentario

No está permitido escribir comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes. Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

*Campos obligatorios.