Investigación Por S. A. D. Domingo, 23 Agosto 2020 09:00
csic

Las grandes ciudades europeas, cada vez más concienciadas sobre la necesidad sanitaria de mejorar el aire

Un estudio revela como diez capitales apuestan por límites incluso más restrictivos que los marcados por la UE

Vote este artículo
(0 votos)
 Fotografía de Evaluación, avances y desafíos de las medidas para la mejora de la calidad del aire. Fotografía de Evaluación, avances y desafíos de las medidas para la mejora de la calidad del aire. Unsplash

Un estudio liderado por el Instituto de Diagnóstico Ambiental y Estudios del Agua (IDAEA-CSIC) del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y la Agencia Europea de Medio Ambiente (AEMA) ha evaluado las medidas de mejora de la calidad de aire desarrolladas por 10 ciudades europeas (Amberes, Berlín, Dublín, Madrid, Malmö, Milán, París, Plovdiv, Praga y Viena) en 2018 y su evolución desde 2013.

El trabajo indica que algunas ciudades ya no consideran los valores límite marcados por la Unión Europea (UE) como suficientes, por lo que apuestan por reducir los niveles de contaminación por debajo de los aconsejados por la Organización Mundial de la Salud (OMS), aún más restrictivos.

El estudio, publicado en la revista Environment International y realizado en colaboración con tres institutos de salud pública y calidad del aire de Holanda y Noruega, analiza las medidas que se habían implementado entre los años 2013 y 2018, los criterios en los que se habían basado, cuáles eran las fuentes de emisión más relevantes y cuáles eran los desafíos a los que cada ciudad se enfrentaba a la hora de establecer las medidas.

Los resultados obtenidos indican que ha habido un aumento de la concienciación acerca de la necesidad de mejorar la calidad del aire en las ciudades. Respecto a las fuentes de emisión, las ciudades coinciden en que el principal problema sigue siendo el tráfico de vehículos. Además, “algunas identifican fuentes emergentes como el tráfico marítimo y fluvial (relacionado con el turismo), la construcción (debido al elevado ritmo de crecimiento de las ciudades) o la combustión de biomasa (que, aunque se percibe como un combustible verde, dentro de una ciudad, puede ser muy contaminante)”, indica la investigadora Mar Viana, del IDAEA-CSIC.

Madrid, entre 2013 y 2018

Los avances y estrategias para mejorar la calidad del aire son diferentes en las ciudades, como consecuencia de sus tipologías y sus características culturales y socioeconómicas. En el caso de Madrid, entre los años 2013 y 2018, se instalaron más puntos de muestreo, se contó con asistencia de expertos externos y se comenzó a monitorizar puntualmente más parámetros, como las partículas ultrafinas o el carbono negro.

Muchas de las ciudades fomentaron además medidas destinadas a la restricción de la circulación de vehículos diésel, el fomento del uso de la movilidad eléctrica, así como las iniciativas para compartir el vehículo de transporte. Las conclusiones evidencian que en 2018 varias de las ciudades del estudio tenían como objetivo los niveles propuestos por la OMS, que son más restrictivos que los fijados por la UE. Este escenario no se planteaba aún en 2013.

Desafíos para reducir la contaminación

Los desafíos son también variados, ya que no hay una solución que valga para todas las ciudades. “Los gestores de calidad del aire destacan la necesidad de una mejor coordinación entre las administraciones (municipal, regional, estatal, europea) y entre las políticas de calidad del aire, salud y cambio climático para promover co-beneficios. Asimismo, solicitan mayores competencias a escala metropolitana. También identifican diversos tipos de obstáculos, como la escasa financiación o la falta de motivación por parte de la ciudadanía, en algunas de las ciudades”, aclara Viana.

En general, en base a la experiencia de las ciudades consultadas, el estudio concluye con la necesidad de diseñar enfoques integradores que involucren activamente a las administraciones y la ciudadanía, incentiven la búsqueda de co-beneficios (políticas beneficiosas para la calidad del aire, clima y salud humana) y se focalicen en fuentes de contaminación específicas.

Referencia científica: 

M. Viana, F. de Leeuw, A. Bartonova, N. Castell, E. Ozturk, A. González Ortiz. Air quality mitigation in European cities: Status and challenges ahead. Environment International. DOI: https://doi.org/10.1016/j.envint.2020.105907

 



Deja un comentario

Recordamos que SALUD A DIARIO es un medio de comunicación que difunde información de carácter general relacionada con distintos ámbitos sociosanitarios, por lo que NO RESPONDEMOS a consultas concretas sobre casos médicos o asistenciales particulares. Las noticias que publicamos no sustituyen a la información, el diagnóstico y/o tratamiento o a las recomendaciones QUE DEBE FACILITAR UN PROFESIONAL SANITARIO ante una situación asistencial determinada.

SALUD A DIARIO se reserva el derecho de no publicar o de suprimir todos aquellos comentarios contrarios a las leyes españolas o que resulten injuriantes, así como los que vulneren el respeto a la dignidad de la persona o sean discriminatorios. No se publicarán datos de contacto privados ni serán aprobados comentarios que contengan 'spam', mensajes publicitarios o enlaces incluidos por el autor con intención comercial.

En cualquier caso, SALUD A DIARIO no se hace responsable de las opiniones vertidas por los usuarios a través de los canales de participación establecidos, y se reserva el derecho de eliminar sin previo aviso cualquier contenido generado en los espacios de participación que considere fuera de tema o inapropiados para su publicación.


*Campos obligatorios.