Investigación Por Miércoles, 30 Julio 2014 13:15
INVESTIGACIÓN EN CARDIOLOGÍA

La supervivencia media de los ancianos a los que se implanta un marcapasos es de casi cinco años

Dos estudios del hospital demuestran que la mortalidad asociada en pacientes mayores de 75 años es baja, aunque la tasa de complicaciones "no es despreciable"

Vote este artículo
(0 votos)

Además del estudio que valida un nuevo marcador de eficacia de la estimulación antitaquicardia en pacientes con desfibrilador interno (DAI) -que opta a ser la mejor comunicación en el área de Estimulación Cardiaca y Resincronización- la Unidad de Arritmias del Hospital Universitario de Salamanca, a través del IBSAL, llevará al próximo congreso de la Sociedad Española de Cardiología (SEC) otros tres trabajos, dos de ellos relacionados con la evolución de los ancianos a los que se implanta un marcapasos. Gracias a ellos, se ha puesto de manifiesto que, a largo plazo, la muerte cardiovascular en estos pacientes es baja, y presentan una supervivencia media de casi cinco años. Sin embargo, la edad sí marca el pronóstico en buena medida, detectándose una tasa "no despreciable" de complicaciones.

El doctor Jiménez-Candil y una enfermera de la Unidad de Arritmias.

En el primer proyecto¹, un equipo de Cardiología ha partido de la base de que, como consecuencia del envejecimiento de la población, cada vez más pacientes reciben un marcapasos permanente a partir de los 75 años. Sin embargo, existe poca información sobre su evolución a medio y largo plazo, por lo que ha querido describir los "determinantes pronósticos" que plantean estos enfermos.

Para ello, el grupo analizó los incidentes registrados en 429 pacientes ancianos sometidos al implante de un marcapasos. De ellos, el 41,4 por ciento tenía entre 75 y 80 años (178 personas); el 30,5 por ciento, entre 81 y 85 años (131) y el 27,7 por ciento eran mayores de 85 años (119 enfermos).

Los resultados del estudio han puesto de manifiesto que la supervivencia media libre de muerte cardiovascular tras el implante fue de 4,7 años. En el periodo de seguimiento fallecieron 34 pacientes (el 8%), observándose una tendencia hacia una mayor mortalidad en los grupos de más edad.

Sin embargo, los investigadores comprobaron que la tasa de eventos adversos mayores (EAM) -definidos por la combinación de muerte cardiovascular, ictus, síndrome coronario agudo, ingreso por insuficiencia cardiaca, infección del sistema, decúbito o necesidad de reimplante- fue del 31,8%, un porcentaje que se incrementó paralelamente a la edad, alcanzando el 43,7% en el grupo de mayores de 85 años con marcapasos.

No obstante, en un análisis multifactorial también se puso de manifiesto la existencia de otros "predictores independientes" de complicaciones, además de la edad, como la enfermedad cerebrovascular, la EPOC, la clase funcional, el tratamiento con anticoagulantes (Sintrom) y la arteriopatía periférica. En este contexto, el equipo ha concluido que la muerte cardiovascular tras el implante de un marcapasosen ancianos es baja y no parece verse afectada por la edad que, sin embargo, sí es un factor "predictor" en la aparición de efectos adversos mayores, junto con la condición cardiovascular de los pacientes.

En esta idea insiste el segundo estudio², con el que los especialistas han tratado de averiguar si la edad tiene implicaciones pronósticas a corto plazo en pacientes a los que se implanta un marcapasos a partir de los 75 años.

Así, los resultados de la investigación demuestran que un 8,6% de los 429 pacientes analizados (37 personas) presentaron complicaciones mayores en los primeros 30 días del implante. De ellos, ocho fallecieron por insuficiencia cardiaca (2), síndrome coronario agudo (2), taponamiento, ictus, sepsis o insuficiencia respiratoria, observándose un aumento de la mortalidad en función de la edad. El resto sufrió un ictus no mortal (4), un hematoma que requirió cirugía (7), un taponamiento que pudo resolverse (3), la dislocación de un electrodo (14) o un neumotórax (1).

De este modo, el trabajo concluye que la tasa de complicaciones mayores asociadas al implante de un marcapasos en ancianos "no es despreciable", y que la edad y la presencia de prótesis valvulares incrementan el riesgo de forma independiente.

La intensa actividad de la Unidad de Arritmias

La Unidad de Arritmias del complejo hospitalario salmantino fue creada a finales de los años 90 en el seno del servicio de Cardiología, aunque es en los años 2004 y 2005 cuando inicia su fase de "despegue", según recuerda el doctor Javier Jiménez-Candil.

En este tiempo se ha convertido en uno de los "diez o doce equipos" españoles de mayor actividad, algo que demuestran sus cifras. Así, cada año implanta alrededor de 320 dispositivos, de los cuales unos 75 son desfibriladores y el resto, marcapasos, y realiza cerca de 230 estudios electrofisiológicos anuales y unas 200 ablaciones para resolver taquicardias.


¹Autores del estudio: Almudena Amor Salamanca, Javier Jiménez-Candil, Olga Durán Bobín, José Luis Moríñigo Muñoz, Jesús Manuel Hernández Hernández y Pedro Luis Sánchez Fernández, del IBSAL-Hospital Universitario de Salamanca.

²Autores del estudio: Olga Durán Bobín, Almudena Amor Salamanca, Javier Jiménez-Candil, Tania Rodríguez Gabella, Jesús Manuel Hernández Hernández, José Luis Moríñigo Muñoz y Pedro Luis Sánchez Fernández, del IBSAL-Hospital Universitario de Salamanca.


1 comentario

  • Miércoles, 02 Agosto 2017 17:20 Escrito por: Marlene

    En un paciente con marcapaso con la mano izquierda inflamada y acompañada de dolor
    Significa algo?

Deja un comentario

No está permitido escribir comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes. Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

*Campos obligatorios.