Investigación Por Ana Hernando / SINC Miércoles, 09 Septiembre 2020 13:48
PANDEMIA

Suspendido el ensayo de la vacuna de Oxford contra la COVID-19 por una posible reacción adversa en un participante

Las pruebas de fase III de una de las candidatas más avanzadas, desarrollada por AstraZeneca, han sido interrumpidas por la enfermedad de uno de los voluntarios / España había anunciado que iba a adquirir 30 millones de dosis dentro del acuerdo con la UE

Vote este artículo
(0 votos)
Investigador del equipo que desarrolla la vacuna. Investigador del equipo que desarrolla la vacuna. Universidad de Oxford

Un gran ensayo de fase III con miles de voluntarios de la vacuna experimental contra la COVID-19 desarrollada por la Universidad de Oxford y AstraZeneca ha sido suspendido debido a una sospecha de reacción adversa grave en un participante del Reino Unido, tal y como ha informado la multinacional farmacéutica a la agencia de noticias médicas estadounidense STAT.

Esta candidata es una de las más avanzadas entre las 179 en proceso de desarrollo en el mundo, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS). De hecho, España anunció el pasado mes de agosto que iba a adquirir 30 millones de dosis de la vacuna de Oxford, de las 300 millones de unidades que la UE compró para los países miembros. La compra se materializaría "una vez que demostrara ser segura y eficaz", aclaró la institución europea.

Un portavoz de AstraZeneca señaló ayer en un comunicado enviado a STAT que el "proceso de revisión estándar de la compañía ha provocado la parada en la vacunación para permitir la revisión de los datos de seguridad por un comité independiente". 

La farmacéutica dijo también que está trabajando para acelerar la revisión de este evento único, y así minimizar cualquier impacto potencial en el calendario del ensayo. "Esta es una acción rutinaria que ocurre siempre que se detecta una enfermedad potencialmente inexplicable en uno de los ensayos", subrayó. Por el momento, no se ha detallado la naturaleza de la enfermedad del participante en Reino Unido, aunque se espera su recuperación.

Efectos de la suspensión en otros ensayos clínicos

Sin embargo, según informa The New York Times, que cita a una persona próxima al estudio, el motivo de la interrupción se debe a que se descubrió que uno de los participantes del ensayo de Reino Unido padecía mielitis transversa, un síndrome inflamatorio que afecta a la médula espinal y que suele ser provocado por infecciones virales. Pero este diario señala que no está claro si esta reacción está relacionada con la vacunación.

Además, la agencia STAT indica que la suspensión de las pruebas está afectando también a los ensayos clínicos que están llevando a cabo otros fabricantes de vacunas, que ahora buscan signos de reacciones similares.

Según comenta a SINC Mercedes Jiménez Sarmiento, bioquímica de Centro de Investigaciones Biológicas Margarita Salas (CIB-CSIC), "la aparición de una enfermedad en uno solo de los voluntarios es suficiente motivo para paralizar el ensayo hasta que se analicen las causas y se discrimine si es debida a la administración de la vacuna o por antecedentes previos del voluntario; ante todo, debe primar la seguridad y transparencia", destaca.

La vacuna experimental contra la COVID-19 de la Universidad de Oxford y AstraZeneca superó con éxito las fases I y II de ensayos clínicos y demostró seguridad y una fuerte respuesta inmunitaria en esas etapas con unos 1.000 voluntarios sanos. Los resultados se publicaron en julio en la revista The Lancet. Ahora, en la fase III, se estaba probando su eficacia con 30.000 participantes en Estados Unidos, Reino Unido, Brasil y Sudáfrica.

La candidata está hecha a partir de una versión debilitada de un virus del resfriado común (adenovirus), que causa infecciones en los chimpancés y que ha sido modificado genéticamente de manera que es imposible que se replique en humanos. El prototipo ha sido rediseñado para contener la proteína S (del inglés spike, espícula), presente en el coronavirus y que le da su característico aspecto de punta y corona en la superficie.

Los investigadores esperan que la vacuna, al presentar dicha proteína a nuestras células inmunitarias, pueda inducir la producción de anticuerpos específicos.

 



Deja un comentario

Recordamos que SALUD A DIARIO es un medio de comunicación que difunde información de carácter general relacionada con distintos ámbitos sociosanitarios, por lo que NO RESPONDEMOS a consultas concretas sobre casos médicos o asistenciales particulares. Las noticias que publicamos no sustituyen a la información, el diagnóstico y/o tratamiento o a las recomendaciones QUE DEBE FACILITAR UN PROFESIONAL SANITARIO ante una situación asistencial determinada.

SALUD A DIARIO se reserva el derecho de no publicar o de suprimir todos aquellos comentarios contrarios a las leyes españolas o que resulten injuriantes, así como los que vulneren el respeto a la dignidad de la persona o sean discriminatorios. No se publicarán datos de contacto privados ni serán aprobados comentarios que contengan 'spam', mensajes publicitarios o enlaces incluidos por el autor con intención comercial.

En cualquier caso, SALUD A DIARIO no se hace responsable de las opiniones vertidas por los usuarios a través de los canales de participación establecidos, y se reserva el derecho de eliminar sin previo aviso cualquier contenido generado en los espacios de participación que considere fuera de tema o inapropiados para su publicación.


*Campos obligatorios.