Un 20% de los pacientes mayores de 65 años son diagnosticados de enfermedad arterial periférica. Este cuadro médico es una causa importante de patología vascular aguda y crónica y se asocia con un riesgo alto de infarto de miocardio, accidente cerebrovascular isquémico, amputación de extremidades y muerte.

Publicado en Investigación

La European Foundation for the Study of Chronic Liver Failure (EF Clif) coordina y lidera desde Barcelona el innovador proyecto de investigación MICROB-PREDICT, cuyo objetivo es analizar y entender el papel que desempeña el microbioma humano (bacterias intestinales) en el desarrollo de la cirrosis descompensada y en el síndrome de Insuficiencia Hepática Aguda sobre Crónica (ACLF, por sus siglas en inglés), la causa más frecuente de muerte en cirrosis.

Publicado en Investigación

La aparición de la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) se asocia a la colonización del árbol bronquial por microorganismos potencialmente patógenos desde los primeros estadios de esta dolencia respiratoria, pero recientemente se ha constatado que su progresión y las exacerbaciones se asocian a una pérdida de la diversidad de la flora bacteriana (microbioma) en el árbol broncopulmonar, así como a la colonización por microorganismos patógenos.

Publicado en Investigación

En las últimas décadas se ha producido una disbiosis, o lo que es lo mismo, una pérdida de la biodiversidad de nuestro intestino. Es decir, en nuestra flora intestinal tenemos menos bacterias que hace unos años o éstas, a su vez, están cambiando. Las últimas investigaciones al respecto asocian esta realidad con enfermedades como obesidad, diabetes y otras de tipo inmunológico.

Publicado en Pacientes de cerca
Jueves, 04 Agosto 2016 13:39

La flora intestinal puede alargar la vida

Un estudio llevado a cabo por un equipo internacional encabezado por investigadores salmantinos ha mostrado que la microbiota o flora intestinal puede afectar sensiblemente a la duración de la vida de sus hospedadores. Utilizando el gusano ‘C. elegans’, que se usa habitualmente como modelo en los estudios biomédicos, los investigadores han determinado que este nematodo vive un 50 por ciento menos cuando su flora intestinal produce antioxidantes. El trabajo acaba de publicarse en la prestigiosa revista especializada en envejecimiento ‘Aging’.

Publicado en Investigación