Investigadores de la Universitat Internacional de Catalunya (UIC Barcelona), que forman parte del CIBER Fisiopatología de la Obesidad y Nutrición (CIBEROBN), en colaboración con la Universidad Autónoma de Barcelona, la Universidad de California (USA) y la Universidad de Ibaraki (Japón), han relevado por primera vez que la proteína CPT1C actúa como un sensor del estado energético de las neuronas, modulando los procesos de plasticidad sináptica, que son claves para el aprendizaje y la memoria.

Publicado en Investigación