La bacteria Escherichia coli enterohemorrágica se encuentra a menudo presente en el intestino del ganado bovino sin causar síntomas, pero desde estos animales puede llegar a contaminar alimentos (por ejemplo, carne picada, vegetales o zumos) si no se toman las medidas sanitarias adecuadas durante su elaboración.

Publicado en Investigación