En una vida llena de matices, ni siquiera en el mundo de la honestidad todo es blanco o negro. Tenemos mentirosos, deshonestos radicales e incluso una última versión: personas que hacen trampa para evitar mentir. Un equipo de investigación internacional liderado por la Universidad Complutense de Madrid ha identificado hasta seis perfiles diferentes de comportamiento deshonesto. Entre las aplicaciones de esta nueva información está el área de recursos humanos para los procesos de selección de personal.

Publicado en Investigación