"La cirugía laparoscópica mínimamente invasiva es cada vez más común para muchos tipos de tumores sólidos en el abdomen, ya que los pacientes tienen una recuperación menos complicada y más rápida. Sin embargo, para operaciones técnicamente difíciles como la cirugía del hígado, las preocupaciones con respecto a la supervivencia a largo plazo del cáncer continúan". 

Publicado en Investigación