Desde las cuerdas vocales que producen nuestra voz, a los latidos del corazón, las células de nuestro cuerpo están constantemente sometidas a fuerzas mecánicas que cambian constantemente su respuesta a estos estímulos, regulando procesos esenciales, tanto en individuos sanos, como en condiciones de enfermedad como el cáncer. Sin embargo, y pese a su importancia, seguimos desconociendo en gran medida cómo las células perciben y responden a estas fuerzas.

Publicado en Investigación