Un año después de la infección por SARS-CoV-2, la gran mayoría de personas mantiene anticuerpos anti-Spike independientemente de la gravedad de los síntomas, según muestra un estudio en personal sanitario codirigido por el Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal), el Institut Catalá de la Salut (ICS) y el IDIAP Jordi Gol (IDIAP JG), con la colaboración de la Fundació Privada Daniel Bravo Andreu. Los resultados sugieren que la inmunidad generada por las vacunas también será de larga duración.

Publicado en Investigación