Una investigación internacional liderada por la Universidad Complutense ha dado un paso más para solucionar los problemas de ceguera derivados de la Degeneración Macular Asociada a la Edad (DMAE) con el desarrollo de la primera retina artificial construida con un material biohíbrido de fibroína de seda y células retinianas.

Publicado en Investigación