Investigación Por Viernes, 27 Noviembre 2020 11:47
cataluña

Un estudio prospectivo de Vall d’Hebron confirma que los menores de edad son poco transmisores del SARS-CoV-2

Solo en 86 casos (8%) se determinó después del estudio de contactos que el paciente pediátrico había contagiado el virus a otros miembros de su familia

Vote este artículo
(0 votos)

Solo un 8% (86 casos) de los pacientes pediátricos con diagnóstico de COVID-19 confirmado en Cataluña entre el 1 de julio y el 31 de octubre fueron los transmisores de la infección por SARS-CoV-2 al resto de miembros de su núcleo familiar, de acuerdo con la parte prospectiva del estudio COVID pediátrico en Catalunya: sumando esfuerzos para dar respuestas a la COVID-19 (COPEDI-CAT), realizado a partir de 1.081 pacientes pediátricos con una PCR positiva y 3.515 contactos familiares diagnosticados entre el 1 de julio y el 31 de octubre.

Esta segunda parte del estudio se realizó durante los meses de verano y durante las primeras siete semanas después del inicio de las escuelas, después de la desescalada y en fase de nueva normalidad, a diferencia de la parte retrospectiva del estudio, en la que los casos diagnosticados correspondían al periodo de confinamiento. Cabe mencionar también que en el estudio prospectivo se ha dispuesto de capacidad diagnóstica con PCR de forma generalizada para el estudio de contactos.

En la parte retrospectiva del estudio, presentada el pasado mes de agosto, se indicaba que un 3,4% de los pacientes pediátricos con diagnóstico de COVID-19 confirmado en Cataluña entre el 1 de marzo y el 31 de mayo (en pleno confinamiento) fueron los transmisores del SARS-CoV-2 dentro de su núcleo familiar.

En esta segunda parte del estudio, en 783 de los casos (72,4% de los casos), se identificó otro miembro de la familia con PCR o diagnóstico microbiológico anterior a los del menor, o que claramente tenía síntomas de COVID-19 diagnosticado antes que el menor y en contacto directo con él. Solo en 86 casos (8%) se determinó después del estudio de contactos que el paciente pediátrico había contagiado el SARS-CoV-2 a otros miembros de su familia. No obstante, hay que decir que en 55 casos adicionales, el caso índice era otro menor de la familia (5%).

"El estudio prospectivo reafirma que los niños son menos transmisores del SARS-CoV-2 que los adultos en el entorno domiciliario, como ya apuntaba la primera parte, de carácter retrospectivo, realizada con niños diagnosticados del 1 de marzo al 31 de mayo, en pleno confinamiento", explica el Dr. Pere Soler, jefe de la Unidad de Patología Infecciosa e Inmunodeficiencias de Pediatría de Vall d’Hebron. "Ahora constatamos que la libre circulación de los niños y el retorno a las escuelas no han supuesto una mayor transmisión del SARS-CoV-2 por parte de ellos. La inmensa mayoría de los pacientes pediátricos analizados han sido casos secundarios a pesar de que el domicilio es un espacio con una carga de enfermedad considerable y seis de cada 10 convivientes de los núcleos familiares participantes en el estudio han sido diagnosticados de COVID-19 con confirmación microbiológica", añade el Dr. Pere Soler, que también es jefe del grupo de investigación de Infección en el Paciente Pediátrico Inmunodeprimido del Vall d’Hebron Institut de Recerca (VHIR).

Vall d’Hebron ya presentó los resultados de la parte retrospectiva del estudio este mes de agosto. Ahora, la parte prospectiva confirma las conclusiones obtenidas. Además, estos datos son todavía más robustos, por el aumento significativo de núcleos familiares incluidos. Por otro lado, los menores de edad ya no estaban confinados y, en las últimas semanas del estudio acudían a la escuela, durante este periodo de estudio, y, por lo tanto, tenían muchos más contactos sociales. Además, en la parte retrospectiva se podía producir un sesgo del rastreo de los contactos (y, por lo tanto, del origen del contagio) a causa del “fenómeno del olvido”, es decir, que los participantes no recordaran con exactitud su cadena de contactos. En la parte prospectiva, cuando se detectaba que el menor era positivo, inmediatamente se iniciaba el estudio de contactos y, además, éste se realizaba por parte de los pediatras de cabecera de los niños y niñas.

El estudio, que será enviado en breve para su publicación, se presenta en este momento a causa de la situación de incertidumbre generada por la epidemia de la COVID-19 y el retorno de los menores de edad a las escuelas.

Casi la mitad de los menores son asintomáticos

El estudio prospectivo también señala que un 47% de los pacientes pediátricos con COVID-19 (un total de 506) son asintomáticos. En los casos con síntomas, el más habitual es la fiebre (70,6%; 406 niños), seguido de tos (36,9%, 212 niños), dolor de cabeza (24,5%, 141 niños), fatiga (24,3%, 140 niños) y diarrea (16,3% 94 niños). "Casi la mitad de los niños y niñas con infección por SARS-CoV-2 son asintomáticos y se ha observado que el número de niños que requieren un ingreso hospitalario por la COVID-19 sigue siendo muy bajo", resume el Dr. Antoni Soriano, de la Unidad de Patología Infecciosa e Inmunodeficiencias de Pediatría e investigador del grupo de investigación de Infección en el Paciente Pediátrico Inmunodeprimido del VHIR.

Solo un 2,5% de los pacientes pediátricos (27, de un total de los 1.072 del estudio de los cuales se tenía información sobre hospitalización) han requerido hospitalización del 1 de julio al 31 de octubre, mientras que en el estudio retrospectivo (del 1 de marzo al 31 de mayo) fueron un 19%. Un total de 118 niños (11%) presentaban comorbilidades u otras enfermedades previas, sin que estas hayan supuesto un aumento del riesgo de ingreso. El 99,2% (1.006 pacientes) se recuperó totalmente y solo cinco (0,4%) presentaron secuelas. No se ha registrado ninguno éxitus.

"La afectación de la COVID-19 en los menores de edad de Cataluña sigue siendo escasa después del periodo de confinamiento, con los niños con plena movilidad", valora la Dra. Magda Campins, jefa del Servicio de Medicina Preventiva y Epidemiología de Vall d’Hebron. "En más de un 70% de los casos, el caso índice u originario del foco de infección del SARS-CoV-2 ha sido un adulto", destaca la Dra. Magda Campins, que también es jefa del grupo de investigación en Epidemiología y Salud Pública del VHIR. El núcleo familiar es uno de los principales espacios donde se transmite la enfermedad con un total de 62,2% de PCR positivas (2.161) del total de 3.515 realizadas en este ámbito.

"Este estudio nos ha permitido ampliar la información sobre el SARS-CoV-2 en el ámbito de la población pediátrica", afirma la Dra. Juliana Esperalba, del Servicio de Microbiología de Vall d’Hebron e investigadora del grupo de Microbiología del VHIR, quien, con el Dr. Andrés Antón, lidera la realización de estudios serológicos y pruebas PCR del estudio. "La realización de PCR ha aumentado de forma exponencial en los últimos meses, también en los menores. Ha pasado de 38.400 en el mes de agosto, 79.140 en septiembre y más de 140.000 en octubre. Durante las 8 primeras semanas de escuela se han realizado 287.046 PCR a menores de 18 años en Catalunya. Un esfuerzo necesario por parte de laboratorios clínicos como el de Vall d’Hebron para garantizar la vuelta a la actividad académica y laboral con la máxima seguridad", añade la Dra. Juliana Esperalba.

Participación de más de un centenar de pediatras de hospitales y centros de Atención Primaria

La parte prospectiva del estudio COPEDI-CAT ha incluido 1.081 pacientes de 0 a 18 años con diagnóstico de COVID-19 confirmado por laboratorio, y atendidos por sus pediatras de atención primaria, "que han sido los encargados de recoger todos los datos de los casos y sus contactos intradomiciliarios", explica la Dra. Anna Gatell, del equipo de pediatría territorial Alt Penedès-Garraf y representante del grupo de pediatras de Atención Primaria. El estudio epidemiológico de la parte prospectiva se ha completado por parte de los pediatras de Atención Primaria y de diferentes hospitales con una encuesta a las familias con casos pediátricos de COVID-19. La Sociedad Catalana de Pediatría hizo un llamamiento a todos los pediatras de Atención Primaria para colaborar en el proyecto, que ya cuenta con la representación de más de un centenar en todo el territorio catalán. Se hacen reuniones semanales por videoconferencia para favorecer esta coordinación y se ha puesto en marcha junto con el IDIAP el proyecto de constituir un Grupo Emergente de Investigación COPEDI-CAT en el ámbito de la Atención Primaria, para trabajar otros aspectos en investigación y COVID-19 en niños y adolescentes. "Esta participación conjunta es una muestra de la investigación multidisciplinaria y colaborativa entre atención hospitalaria y atención primaria", concluye la Dra. Anna Gatell.

 



Deja un comentario

Recordamos que SALUD A DIARIO es un medio de comunicación que difunde información de carácter general relacionada con distintos ámbitos sociosanitarios, por lo que NO RESPONDEMOS a consultas concretas sobre casos médicos o asistenciales particulares. Las noticias que publicamos no sustituyen a la información, el diagnóstico y/o tratamiento o a las recomendaciones QUE DEBE FACILITAR UN PROFESIONAL SANITARIO ante una situación asistencial determinada.

SALUD A DIARIO se reserva el derecho de no publicar o de suprimir todos aquellos comentarios contrarios a las leyes españolas o que resulten injuriantes, así como los que vulneren el respeto a la dignidad de la persona o sean discriminatorios. No se publicarán datos de contacto privados ni serán aprobados comentarios que contengan 'spam', mensajes publicitarios o enlaces incluidos por el autor con intención comercial.

En cualquier caso, SALUD A DIARIO no se hace responsable de las opiniones vertidas por los usuarios a través de los canales de participación establecidos, y se reserva el derecho de eliminar sin previo aviso cualquier contenido generado en los espacios de participación que considere fuera de tema o inapropiados para su publicación.


*Campos obligatorios.