Opinión Por Una afectada* Viernes, 06 Octubre 2017 18:40
= EN PRIMERA PERSONA =

Carta de una aprobada en la OPE de Medicina de Familia 2016

*Aprobada en la OPE de Medicina de Familia 2016

Vote este artículo
(3 votos)

Hoy, 3 de octubre de 2017, he acudido a las Cortes con cierta tensión y también miedo por dar la cara por mis compañeros en un medio que desconozco y en el que no me desenvuelvo bien. He escuchado las palabras del presidente, Juan Vicente Herrera, y los aplausos de su partido. Contundente: se mueven con el acuerdo unánime de todos los sindicatos. Y además, el orden de asignación de plazas vacantes es: primero, concurso de traslados y luego, oposición.

fonendoscopio opinionMi impresión inicial es el desánimo: me consta que iba a responder algo así, pero cuando observas a los políticos que nos gobiernan mostrarse impasibles ante la realidad del día a día de cada uno de nosotros, sinceramente se te cae el mundo a los pies. Es como chocarse con una pared.

Os confieso que he llorado según volvía a mi casa en el coche; he dejado mi vida al servicio del ideal con el que empecé a estudiar Medicina: ayudar a los demás.

Llevo años trabajando de refuerzo y como médica de Área. Pasando mis Navidades, mis Semanas Santas, mis veranos, mis fiestas, mis puentes… siempre de guardia. Pasando una consulta hoy aquí y mañana allá. Viendo cómo pasan los años y no puedo aplicar la excelente formación que recibí durante mi residencia. Poniendo como meta una oposición para ofrecer lo que soy y lo que sé a mis enfermos, a las personas que necesitan reforzar y hacer crecer su salud.

He estudiado desde el minuto cero con todo mi empeño, aunque supiera en convocatorias anteriores que no tenía posibilidad alguna de conseguir una plaza en propiedad, porque mi tiempo trabajado no era suficiente y los procesos selectivos se convertían casi en una consolidación de empleo disfrazada. Me he formado, he hecho dos másteres, docencia, investigación... He seguido en el esfuerzo diario, con enorme sacrificio personal y familiar, para conseguir que llegara la oposición en la que tuviera mi oportunidad.

Desde esta mañana me ronda una idea en la cabeza: parece que se está trabajando en humanizar la asistencia sanitaria. ¿Y qué es esto de humanizar? Humanizar es mirar con afecto a los ojos del otro, es sentir con un corazón de carne los desvelos y sufrimientos del otro. Es hacerse partícipe de la vida del que está al lado. ¡Cuánto corazón ponemos los médicos ante el sufrimiento, la enfermedad e incluso la muerte!

¿Y quién humaniza nuestro trabajo? ¿Quién se preocupa por nuestro corazón, por nuestro sufrimiento, por nuestro desgaste durante años al servicio de la salud de los demás? Humanizar la asistencia empieza por humanizar el noble trabajo del médico. Es dar salida a su gran potencial, cuidando también de su salud física y mental.

Nada más. Necesitaba expresar esto y decir que el desánimo no puede caber cuando lo que reclamamos es justo: una oposición clara y transparente que nos lleve a un puesto de trabajo de médico de Familia con unas condiciones laborales justas. Y no esto con lo que nos estamos encontrando.

 

Deja un comentario

No está permitido escribir comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes. Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

*Campos obligatorios.