Opinión Por Mariam Valverde* Lunes, 13 Abril 2020 11:06
= EL DESFIBRILADOR =

Cuestión de suerte

Periodista*

Vote este artículo
(0 votos)
Precisamente ahora que la sociedad empieza a darse cuenta de la importancia de la ciencia y de sus métodos rigurosos, la palabra suerte no deja de rondar por mi cabeza. Que a estas alturas de la pandemia todavía no nos hayamos contagiado, me parece una cuestión de suerte.

Mariam-Valverde

Que la hayamos pasado como pacientes leves o asintomáticos, también. Que podamos superar el confinamiento acompañados de algún ser querido es una fortuna de un valor incalculable, como lo es vivir cerca de un hospital de referencia y pionero, donde nos atenderá personal sanitario con un sello excepcional de calidad y excelencia, además de gratuito. Eso, por no hablar de salir vivo de una UCI o recibir el alta hospitalaria; eso, en el reino del COVID-19, es el summun de la buena estrella, un premio equivalente al bote del Euromillones elevado a la enésima potencia.

No, no todos estamos corriendo la misma suerte. No es verdad la milonga que nos cuentan sobre que este virus no sabe de distinciones y nos sacude a todos por igual. No, mientras haya políticos sometidos a test constantes que se les niegan a los trabajadores que se dejan la salud en esta crisis. No, mientras los veamos ocupando camas de centros hospitalarios como medida preventiva mientras el resto de los mortales debe conformarse con la llamada diaria del médico de Atención Primaria y determinar con su propio sentido común lo que es un empeoramiento alarmante o una insuficiencia respiratoria. No, mientras medio mundo se rompe los cuernos en idear respiradores o material de protección para que el mentecato del premier británico ocupe un puesto en la UCI por si acaso se pone peor, sin que haya llegado ni a estar intubado. Eso sí que es tener suerte. De cuidados intensivos a su casa en el plazo de tres días. Una recuperación tan milagrosa como sospechosa.

No, no todos vamos a correr la misma suerte. Ni en la salud ni en la economía. Esta crisis no ha hecho más que empezar, y ya sabemos con quiénes podemos y no podemos contar. Han asomado la patita a las primeras de cambio. Solventada la alerta sanitaria, unos héroes tendrán que dar paso a otros para afrontar la emergencia social. Igual no todos estamos capacitados para salvar vidas, pero sí para hacérsela más fácil y mejor al que tenemos al lado.

 

 



Deja un comentario

Recordamos que SALUD A DIARIO es un medio de comunicación que difunde información de carácter general relacionada con distintos ámbitos sociosanitarios, por lo que NO RESPONDEMOS a consultas concretas sobre casos médicos o asistenciales particulares. Las noticias que publicamos no sustituyen a la información, el diagnóstico y/o tratamiento o a las recomendaciones QUE DEBE FACILITAR UN PROFESIONAL SANITARIO ante una situación asistencial determinada.

SALUD A DIARIO se reserva el derecho de no publicar o de suprimir todos aquellos comentarios contrarios a las leyes españolas o que resulten injuriantes, así como los que vulneren el respeto a la dignidad de la persona o sean discriminatorios. No se publicarán datos de contacto privados ni serán aprobados comentarios que contengan 'spam', mensajes publicitarios o enlaces incluidos por el autor con intención comercial.

En cualquier caso, SALUD A DIARIO no se hace responsable de las opiniones vertidas por los usuarios a través de los canales de participación establecidos, y se reserva el derecho de eliminar sin previo aviso cualquier contenido generado en los espacios de participación que considere fuera de tema o inapropiados para su publicación.


*Campos obligatorios.