Opinión Por Mariam Valverde* Lunes, 23 Marzo 2020 09:47
= EL DESFIBRILADOR =

Culpable y cobarde

Periodista*

Vote este artículo
(0 votos)
Es oficial. Estamos en guerra. La Segunda Guerra Vírica Mundial. No importa. Aquí seguimos, de cachondeo en los balcones, buscando divertidas e ingeniosas excusas para saltarnos el estado de alarma. Los muertos –tantos y a la vez tan pocos, a tenor de los que nos anuncia el Gobierno– han dejado de tener nombre y una historia personal y los convertimos en cifras que se multiplican, quizá como un mecanismo de defensa para soportar el dolor y el sufrimiento que se esconde detrás de cada uno de ellos y de sus familias.

Mariam-Valverde

Pese a todo, sale el sol. Me asomo a la ventana en busca de una bocanada de optimismo y esperanza. Me encuentro a mi vecinita colgando un dibujo con un arco iris sonriente. ¡Todo va a salir bien!, me grita con unos ojitos chispeantes y repletos de vida. Su ingenuidad me produce ternura; la mía, culpabilidad. Me odio a mí misma por cada una de las muchas veces que llamé paranoicos y alarmistas a los que antes de la cuarentena ya empezaban a preocuparse por esto del coronavirus, y me sorprende mi grado de estupidez por creer que esta epidemia apenas iba a llevarse por delante a unos cuantos, como la temida Gripe A que al final no fue para tanto y dejó los almacenes llenos de mascarillas y vacunas sin utilizar.

Ahora siento remordimientos por cada vez que me froté los ojos después de tocar puertas y barandillas, por la botella de agua que comparto con mi hijo, por los besos y abrazos que le he dado a mi madre de 88 años. Y siento rabia, mucha rabia, por haber caído en la trampa de creer que vivía en la burbuja profiláctica europea, por subestimar el confinamiento de los chinos, por asumir que las líneas dibujadas en los mapas son barreras antisépticas.

Quiero gritar contra la imprevisión de la OMS, la inoperancia de la UE, la pasividad de Pedro Sánchez y la simpática parsimonia de Fernando Simón. Busco respuestas para tratar de racionalizar la impotencia. ¿Cómo es posible que hayan permitido que lleguemos a esto? Pregunto a unos cuantos médicos conocidos, algunos de ellos epidemiólogos, si es verdad que el sistema infalible del que presumíamos ha fallado y si se han aplicado o no los protocolos correctos. Me dicen que no es momento de criticar, que no tienen ni tiempo ni fuerzas para ello. Eminencias científicas que van a trabajar envueltos en bolsas de basura, sin batas impermeables, sin guantes ni mascarillas de repuesto, protegidos por un puñado de aplausos y muchos años de profesionalidad y excelencia a sus espaldas.

Lo peor está por llegar y mucha gente a la que quiero tendrá que salir a la calle para pelear por nosotros. El Estado de Alarma se amplía. Aquí sigo, atrincherada en mi escondrijo sorteando las balas. Nunca imaginé que un acto de cobardía sirviera para salvar vidas.

 



Deja un comentario

Recordamos que SALUD A DIARIO es un medio de comunicación que difunde información de carácter general relacionada con distintos ámbitos sociosanitarios, por lo que NO RESPONDEMOS a consultas concretas sobre casos médicos o asistenciales particulares. Las noticias que publicamos no sustituyen a la información, el diagnóstico y/o tratamiento o a las recomendaciones QUE DEBE FACILITAR UN PROFESIONAL SANITARIO ante una situación asistencial determinada.

SALUD A DIARIO se reserva el derecho de no publicar o de suprimir todos aquellos comentarios contrarios a las leyes españolas o que resulten injuriantes, así como los que vulneren el respeto a la dignidad de la persona o sean discriminatorios. No se publicarán datos de contacto privados ni serán aprobados comentarios que contengan 'spam', mensajes publicitarios o enlaces incluidos por el autor con intención comercial.

En cualquier caso, SALUD A DIARIO no se hace responsable de las opiniones vertidas por los usuarios a través de los canales de participación establecidos, y se reserva el derecho de eliminar sin previo aviso cualquier contenido generado en los espacios de participación que considere fuera de tema o inapropiados para su publicación.


*Campos obligatorios.