Opinión Por Jesús González* Sábado, 05 Septiembre 2020 07:39
= EN 400 PALABRAS =

De verdad, cuánto daría

*Enfermero y defensor de la Sanidad pública

Vote este artículo
(0 votos)
Es una mañana más de un cálido verano, un verano seco, como es costumbre en estas tierras charras. Bajo un sol aún débil, que amenaza con convertir en un horno la ciudad, me dirijo al hospital escuchando la radio por los cascos, que ahora ya son inalámbricos –con lo que me gustaban a mí mis pedazos de Pioneer–, y el monotema matinal del incremento de contagios, la subida del número de hospitalizados y algunos muertos más que se suman a una larga lista causados por la COVID-19.
 

Jesus Gonzalez

Por el camino, mientras escucho las escalofriantes cifras, pienso que vamos de nuevo camino del confinamiento, en lo mal que mis compañeros y compañeras lo han pasado en el inicio de la pandemia y que una nueva ola, como se dice ahora, va a terminar con nosotros. No puede ser que el esfuerzo que hemos realizado no sirva para nada.

El inicio de la tertulia radiofónica es similar al de otros días; por un lado, que la responsabilidad es del Gobierno central que está desaparecido, por el otro, defienden que las competencias en materia sanitaria y educativa son de las autonomías y que durante el mando único criticaban éste y ahora no asumen sus responsabilidades. En el medio, los ciudadanos. Los padres pendientes de cómo llevar a sus hijos al colegio, los profesores que no saben cómo actuar, las pautas llegan tarde o no llegan, quienes trabajan no saben qué hacer con los churumbeles como les cierren los colegios; vamos, un desasosiego que no se lo deseo a nadie.

Llegando al hospital, rebusco en mi bolso la tarjeta de acreditación como trabajador, sin la cual no te permiten el acceso. Creo que es bueno restringir el acceso al hospital, porque entre pacientes, acompañantes, visitas, etc. parecía un mercado en hora punta. Mientras enseño la tarjeta y doy los buenos días a los compañeros responsables del control de entrada me surge la duda de si, cuando comenzó todo, el hospital no habría sido un foco de contagio masivo. Porque sin medidas de protección adecuadas, con cientos de pacientes y familiares pululando por el hospital y en contacto con profesionales, que ni siquiera utilizaban una insignificante mascarilla, pues en aquella época el mismísimo Servicio de Protección de Riesgos Laborales lo desaconsejaba, era una auténtica bomba.

epi opinion jesusEl pasillo a mi unidad de trabajo está completamente vacío. Una celadora, vestida con el EPI de segunda: bata verde, guantes, gorro, mascarilla y pantalla, acompaña a una cama. Tenemos un paciente "COVID positivo". Otra vez regresamos a la situación que teníamos algo olvidada. Nos tenemos que enfundar en los EPI. Los blancos, los de primera, los que te obligan a trabajar a 40 grados y te empapas en sudor. Tapado por completo con gafas, doble guante y sin un milímetro de piel expuesta. Comenzamos la jornada. Cuánto daría para que cualquiera de esas personas que no se ponen la mascarilla, no guardan las distancias o hacen el cafre este verano, se pusiera una horita el dichoso traje. De verdad, cuanto daría.

 

 



Deja un comentario

Recordamos que SALUD A DIARIO es un medio de comunicación que difunde información de carácter general relacionada con distintos ámbitos sociosanitarios, por lo que NO RESPONDEMOS a consultas concretas sobre casos médicos o asistenciales particulares. Las noticias que publicamos no sustituyen a la información, el diagnóstico y/o tratamiento o a las recomendaciones QUE DEBE FACILITAR UN PROFESIONAL SANITARIO ante una situación asistencial determinada.

SALUD A DIARIO se reserva el derecho de no publicar o de suprimir todos aquellos comentarios contrarios a las leyes españolas o que resulten injuriantes, así como los que vulneren el respeto a la dignidad de la persona o sean discriminatorios. No se publicarán datos de contacto privados ni serán aprobados comentarios que contengan 'spam', mensajes publicitarios o enlaces incluidos por el autor con intención comercial.

En cualquier caso, SALUD A DIARIO no se hace responsable de las opiniones vertidas por los usuarios a través de los canales de participación establecidos, y se reserva el derecho de eliminar sin previo aviso cualquier contenido generado en los espacios de participación que considere fuera de tema o inapropiados para su publicación.


*Campos obligatorios.