Opinión Por Pilar Moreno* Lunes, 29 Octubre 2018 10:38
= MÉDICA AL RESCATE =

Doctora, ¿otra vez a la calle?

*Médica de Familia y concejala de Ganemos en el Ayuntamiento de Salamanca

Vote este artículo
(0 votos)

Sí, las calles de Salamanca volverán a teñirse de blanco el día 11 de noviembre, porque la Plataforma en Defensa de la Sanidad Pública de Salamanca (PDSP) ha vuelto a convocar una nueva marea blanca.

Pilar Moreno nueva

Ésta será la séptima marea blanca de Salamanca desde aquel domingo de febrero de 2015, en el que las y los salmantinos decidimos salir de casa para, juntos, reclamar el derecho a una Sanidad pública de calidad, justa y solidaria. Las reivindicaciones que en aquel momento nos unieron en la calle siguen siendo de actualidad, porque la situación actual no es mejor, e incluso ha empeorado.

Los detonantes de esa primera manifestación fueron los recortes de plantilla, las listas de espera, tanto para intervenciones quirúrgicas como para consultas y pruebas complementarias, así como la escandalosa lentitud en la obra del nuevo hospital.

Han pasado tres años y medio desde aquel día, e igual que vemos cómo crece el nuevo edificio del hospital, también vemos cómo los problemas en la asistencia sanitaria en nuestra provincia crecen, y además se han ido añadiendo nuevos recortes y una mayor pérdida en los derechos asistenciales.

Quizá los sucesos que han llevado a la PDSP a convocar esta nueva movilización hayan sido la supresión del servicio de atención bucodental a personas con discapacidad intelectual o con demencia y la reducción de una Unidad como la de Foniatría, que en los años 80 contaba con tres foniatras, diez logopedas y una psicóloga, que en la actualidad cuenta sólo con cuatro logopedas –dos de ellas con dedicación parcial–, y donde gracias a la presión ciudadana se ha conseguido que se prorrogue "por vías algo extrañas", según declaraciones del consejero de Sanidad, el contrato del foniatra, que había sido suspendido.

La realidad es que estas dos situaciones han sido la gota que colma el vaso y que han hecho ver que no se podía permanecer en silencio ante lo que ocurre cada día, y es que las listas de espera en nuestro complejo hospitalario se mantienen, e incluso, según los últimos datos, han aumentado, pasando a liderar la Comunidad, al superar los 100 días de demora y acaparando el 21% de la lista de espera total. Que se siguen externalizando intervenciones quirúrgicas y pruebas complementarias, sin querer abordar la solución que pasa por reponer la plantilla perdida. Que el caos y la falta asistencial en la zona rural es vergonzosa, discriminando aún más a las personas que viven en este medio y que han padecido un verano de escandaloso abandono. Que el trasporte sanitario, que compartimos con la privada, es insuficiente y las esperas para utilizar del mismo se hacen interminables, volviendo a penalizar a la zona rural. Que la política de personal que se aplica ha hecho que médicos y médicas de Familia y pediatras abandonen nuestra provincia y no se cubran las plazas que las vacaciones, permisos, bajas laborales y jubilaciones han dejado vacantes, con la consiguiente acumulación de consultas que generan listas de espera para acceder a este primer nivel asistencial, en el que la accesibilidad es uno de sus principales valores, a la vez que sobrecarga a las y los profesionales, con el riesgo para la seguridad del paciente. Que, pese a las promesas del consejero, el nuevo hospital sigue empantanado, multiplicándose los problemas para su apertura: el vial de acceso, el servicio de cocina…

Sí, tenemos que volver a la calle, porque tenemos que defender nuestros derechos y hacernos oír. La defensa de la Sanidad pública debe partir de una ciudadanía activa y, por ello, en esta séptima marea blanca tenemos que participar todos y todas las salmantinas.

Deja un comentario

No está permitido escribir comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes. Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

*Campos obligatorios.