Opinión Por Pilar Moreno* Lunes, 25 Junio 2018 14:38
= MÉDICA AL RESCATE =

Doctora, ¿por qué no me pide marcadores tumorales?

*Médica de Familia y concejala de Ganemos en el Ayuntamiento de Salamanca

Vote este artículo
(1 Voto)

"¡Qué difícil, qué difícil!". Eso pienso cuando estoy escuchando la petición. No es una pregunta infrecuente en la consulta, aunque afortunadamente cada vez contamos con más recomendaciones para poder contestar: "Porque no está indicado; hacer más no es hacer mejor".

Pilar Moreno nueva

Ya en otras entregas de Médica al rescate he comentado cómo la salud y las actuaciones en torno a ella se han convertido en un artículo de consumo, y tanto por lo trasmitido en los medios de comunicación como en las conversaciones cotidianas, se tiene el convencimiento de que podemos diagnosticar enfermedades, y especialmente el cáncer, antes de que aparezca. Se ha generalizado la idea de que, a cuántas más pruebas nos sometamos, más sanos estaremos.

Es cierto que la Atención Primaria (AP) desempeña un papel fundamental en el diagnóstico precoz del cáncer, que diagnosticarlo en estadios precoces mejora la supervivencia y aumenta la efectividad de los tratamientos, y por eso se proponen continuamente diversas medidas de cribado poblacional para esta patología. Sin embargo, estas pruebas tienen que estar basadas en la evidencia, es decir, tener demostrada por estudios poblacionales rigurosos su efectividad y, sobre todo, que minimicen los falsos positivos (personas no enfermas a las que se les encuentra un resultado positivo), que pueden ser causa de iatrogenia médica y afecten a la seguridad de la asistencia, tanto del paciente como del profesional.

En el caso de los marcadores tumorales, sustancias producidas o inducidas por el propio tumor, su cuantificación es útil para el seguimiento de los pacientes ya diagnosticados, pero ninguno de ellos sirve para realizar el diagnóstico en fases precoces. Sin embargo, y favorecido por los medios de comunicación y los anuncios de empresas sanitarias privadas, cada vez está más extendida la costumbre de demandar exámenes de salud exhaustivos, y a los profesionales a veces nos resulta más fácil ceder a la petición y solicitamos pruebas innecesarias. Los marcadores tumorales son una de ellas, pero también se realizan gran cantidad de exploraciones sin indicación clínica, con el pensamiento de que cuanto más nos hagamos más sanos estaremos.

La realidad es otra: realizar pruebas no indicadas puede generar una cascada de actuaciones que, además de generar ansiedad, conllevan el riesgo asociado a cualquier actuación médica que puede producir un efecto adverso, es decir, ocasionar un daño no deseado.

Diferentes sociedades médicas tienen recomendaciones para que los y las profesionales no realicemos pruebas innecesarias, e incluso la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha alertado del riesgo de la realización de un exceso de pruebas diagnósticas y ha pedido que las autoridades públicas españolas lideren el cambio y garanticen que, tanto a médicos como a pacientes, les llegue información objetiva e independiente sobre qué no hacer en el día a día de los cuidados sanitarios.

La doctora sabe que merece la pena dedicar unos minutos a explicarle a María que en su caso no es necesario realizarle más pruebas que las incluidas en el Programa de Actividades Preventivas de la Sociedad de Medicina Familiar y Comunitaria y la Cartera de Servicios de Sacyl, y además de ello le recomienda hábitos de vida sana: no fumar, hacer ejercicio físico, mantener un peso adecuado y "si te encuentras mal, ven a verme".

Deja un comentario

No está permitido escribir comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes. Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

*Campos obligatorios.