Opinión Por Pilar Moreno* Lunes, 26 Junio 2017 20:24
= EN PRIMERA PERSONA =

Larga siesta estival de nuestros gestores sanitarios

*Concejala de Ganemos Salamanca

Vote este artículo
(0 votos)

Como todos los años, la proximidad del verano y las vacaciones estivales de los sanitarios producen en nuestra provincia noticias que generan alarma entre la ciudadanía: se cierran plantas, se interrumpen consultas, baja el número de intervenciones quirúrgicas y, como es de esperar, eso lleva a que aumenten las listas de espera, ya de por sí escandalosas en muchas especialidades.

Pilar MorenoEn Atención Primaria, al no sustituirse las ausencias, los médicos y enfermeras tienen que acumular cupos de pacientes, y esto genera retrasos y disminuye la accesibilidad.

Es cierto que los trabajadores tenemos derecho a estas vacaciones, y que el periodo deseado por la mayoría para disfrutarlas es el verano. Es cierto también que durante este periodo las enfermedades, especialmente las de las vías respiratorias, que son las de mayor incidencia, disminuyen y no suelen presentarse brotes epidémicos de enfermedad y, por último, también es cierto que los personas que están pendientes de sus revisiones, tanto de las actividades preventivas de salud, como de las programadas de procesos crónicos, no suelen acercarse en este periodo para su atención.

Vamos, podríamos decir que todos, trabajadores y pacientes nos tomamos un respiro estival.

Sin embargo, esta situación que deberíamos vivir con tranquilidad todos los años, la ciudadanía en general, trabajadores y pacientes, nos tiene alarmados. ¿Por qué es así, y por qué año tras año la alarma y el descontento de toda la colectividad se acrecientan?

En el ámbito hospitalario, partimos de una situación que no permite interrumpir ninguna actividad sanitaria, especialmente las pruebas complementarias, las intervenciones quirúrgicas o las consultas. Cuando las listas de espera son de la magnitud que conocemos, toda interrupción se ve como un sinsentido. Realmente, tendríamos que poder aprovechar esta situación de bondad saludable para acelerar todo aquello que pueda ser programado y disminuir las listas de espera.

Y en Atención Primaria la necesidad de atender a demanda, obliga a doblar las consultas y que cada uno de los sanitarios deba, además de atender a sus pacientes, atender al cupo de un compañero al que acumulan. Todo ello genera fatiga y agotamiento en los profesionales y, sin duda, afecta a la calidad de la atención prestada, con el riesgo de que la seguridad en la misma se vea mermada.

Como podemos comprobar, muchos de los problemas que tenemos se deben a la mala gestión de personal que se viene practicando desde hace tiempo, sin la reposición necesaria para asegurar el buen funcionamiento y que se agudiza de cara al verano. Hemos llegado a una situación en la que los administradores sanitarios tienen la excusa de decir que no se puede mejorar porque "no tenemos médicas y médicos para cubrir las ausencias".

La gestión sanitaria en nuestra provincia ha sido desastrosa, y especialmente la política de personal médico. Salamanca tiene Facultad de Medicina y, además, año tras año forma un número importante de médicos internos residentes (MIR), tanto en especialidades hospitalarias como en Medicina Familiar y Comunitaria. Sin embargo, igual que otros jóvenes formados en nuestra ciudad emigran, nuestros jóvenes médicas y médicos, ya especialistas y excelentes futuros profesionales, también abandonan nuestra provincia porque la oferta laboral que se les presenta es precaria, con contratos exclusivamente de guardias, de fines de semana, e incluso de semanas de cinco días (de lunes a viernes), y sin seguridad de continuidad, por lo que buscan futuro en otras comunidades, e incluso en otras provincias de nuestra Comunidad.

Sin embargo, en la última semana una noticia a doble página en el periódico de mayor tirada de esta provincia nos sorprendía: "Este año no va a haber problemas en las consultas de Atención Primaria, porque tenemos 20 especialistas de Medicina Familiar y Comunitaria para sustituir a los facultativos que se ausenten". ¿Esto qué significa? ¿De verdad ya no va a haber problema?

La propuesta de la Gerencia de Atención Primaria es asignar un médico o médica a cada equipo de Atención Primaria para todo el periodo estival, que servirá de comodín a un equipo variable, entre 5 y 17 médicos de Familia, y obligará a que durante todo el verano las consultas se dupliquen para atender los cupos propios y el de algún compañero ausente. Es fácil entender que de esta forma la atención puede perder calidad y, por tanto, seguridad.

Y en la zona rural la situación se agudizará, porque pasar la consulta propia y la de un compañero en el mismo centro de salud tiene problemas, pero lo que no se podrá hacer es desplazarse a todos los pueblos con consultorios locales y mantener la periodicidad que se necesita.

Es evidente que hay motivos para que nos preocupemos, aunque también sabemos que si es necesario seremos atendidos con la calidad y profesionalidad que caracteriza a nuestra Sanidad pública, pero no será gracias a la buena gestión de los responsables, sino al buen trabajo y dedicación de todas y todos los trabajadores de nuestro sistema sanitario público.

 

 

Deja un comentario

No está permitido escribir comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes. Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

*Campos obligatorios.