Opinión Por Óscar Villafañe Casante* Lunes, 30 Noviembre 2015 00:39
= SALUSPOT TE CUIDA =

Por qué nos operamos la nariz

*Cirujano plástico, estético y reparador

Vote este artículo
(1 Voto)
¿Una rinoplastia se realiza por necesidad del paciente o por motivos estéticos? Pueden darse ambos casos. Hablar de motivos "meramente estéticos" no me parece apropiado cuando se trata de un paciente con una nariz prominente que tiene deseos de un cambio en su fisionomía facial para afinar un rasgo tan crucial en la cara de la persona. El ámbito psicológico de la persona también es parte de la definición de salud.
 

Oscar-Villafanhe

Los motivos para demandar una rinoplastia pueden ir desde corregir un defecto estético en la anatomía de la nariz hasta malformaciones congénitas, traumatismos, problemas respiratorios, etc. Es muy importante recalcar que las narices son distintas entre sí, y por ello precisan valoraciones y tratamientos individualizados, no hay nada estándar. Se trata de buscar la armonía y el equilibrio en el conjunto de las dimensiones y características de la cara.

A la hora de realizar la rinoplastia, la técnica o la vía de acceso dependerá de la parte de la nariz que precise modificarse:

● La punta de la nariz, para adaptar el aspecto y la proyección al resto de las dimensiones de la nariz. Por ejemplo, pacientes con la punta más cuadrada, bulbosa, rotada, caída o demasiado proyectada con respecto al resto.

● El dorso, en aquellos casos en los que hay una convexidad exagerada.

● El tamaño de los orificios: la vista desde debajo de la nariz debe tener la forma de un triángulo equilátero.

● El ángulo entre el labio superior y la nariz, cuando es demasiado agudo o demasiado abierto.

● Enderezar el tabique para respirar mejor (o septoplastia).

● La anchura de la nariz, en el caso de que sea demasiado ancha.

● En algunos casos, también puede realizarse una rinomodelación, que consiste en inyectar relleno dérmico reabsorbible (compatible con el organismo) en la nariz para remodelar su silueta y devolver la simetría. Se inyecta en lugares concretos para rellenar huecos que existan o suavizar ángulos. Es aplicable en algunos casos, sobre todo en aquellas narices que ya han sido operadas (rinoplastias secundarias), y tiene la ventaja de que no se requiere anestesia y es un procedimiento sencillo.

Consejos para someterse a una rinoplastia con garantías:

● Siempre hay que acudir a un especialista en Cirugía Plástica, Estética y Reparadora. A veces la intervención requiere la participación combinada de un otorrinolaringólogo para mejorar el aspecto respiratorio a la vez.

● Realizar la intervención en un centro hospitalario adecuado que ofrezca las máximas garantías de seguridad al paciente, ya que requiere anestesia general. Además, habrá sido necesario un estudio preoperatorio adecuado a su edad y sus antecedentes médicos.

● Que la indicación sea adecuada, es decir, que la corrección esté justificada, y siempre que se haya alcanzado la madurez en el desarrollo osteo-cartilaginoso de la nariz (suele alcanzarse hacia los 16 años).

● Tener unas expectativas reales de los resultados, pues no siempre coincide la idea del paciente con lo que es apropiado hacer. Por esto es muy importante ir muy bien informado a la intervención. Aun así, hay un aspecto impredecible, como es la cicatrización que tenga cada individuo, ya que no se sabe de antemano. También influye el tipo de piel que tenga el paciente para conseguir unos resultados u otros.

● Huir siempre de todo tipo de promociones, bonos u ofertas en este tipo de intervenciones, ya que estamos hablando de cirugía.

● Acudir a un cirujano plástico con mucha experiencia en rinoplastias para conseguir un resultado natural.

 

* El doctor Óscar Villafañe Casante es cirujano plástico, estético y reparador y miembro de Saluspot

 

Deja un comentario

No está permitido escribir comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes. Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

*Campos obligatorios.