Opinión Por Martes, 06 Mayo 2014 02:51
= El desfibrilador =

'Puta vida'

6 de mayo de 2014

Vote este artículo
(0 votos)





Periodista

A Soraya Sáenz de Santamaría :

Puede que en su "puta vida" haya metido la mano en el cajón o recibido un sobre, pero ojalá hubiera utilizado la misma vehemencia para denunciar a sus compañeros de partido, aquellos que ya están siendo procesados y condenados en los tribunales por corrupción. Pero ahí quizá prefirió cerrar la "puta boca". Su señoría no es digna del taco, y le voy a explicar por qué.

Puta vida es la de los miles de pensionistas españoles que con 400 euros mensuales vuelven a convertirse en cobijo, cabeza y único soporte de familias, y además numerosas. Puta vida es la de los miles de parados desesperados por encontrar un empleo y a los que se les cierran todas las puertas y se trata como apestados. Puta vida la de los niños que van al colegio sin desayunar y con agujeros en las zapatillas; sin juguetes por Navidad ni tarta de cumpleaños. Puta vida la de los enfermos que abandonan entre Lágrimas de vergüenza sus tratamientos y ponen en riesgo su salud para poder dar de comer a los suyos.

Puta vida la de aquellos que viven de la solidaridad de sus amigos y hacen cola en Cáritas o tocan de puerta en puerta para poder meter algo en la nevera. Puta vida la de los universitarios, licenciados y doctorados que emigran a tierras lejanas en busca de un puesto de camarero o dependiente, porque su país les niega hasta un puesto de trabajo no cualificado. Puta vida la de los ciudadanos con personas dependientes a su cargo, abandonados por las administraciones. Puta vida la de la mujer maltratada que convive aterrorizada con su agresor porque no tiene recursos ni a dónde ir. Puta vida la del trabajador que cierra la boca y aprieta los dientes porque no puede permitirse el lujo de reivindicaciones ante el empresario que le ofrece por cuatro perras contratos de días o semanas en unas condiciones precarias. Puta vida la del autónomo al que han lapidado a impuestos y finalmente ha cerrado su local después de invertir toda una vida de esfuerzo y dedicación en el negocio.

Puta vida es la nuestra, doña Soraya. Porque usted nunca sabrá lo que es no poder dormir ante la incertidumbre de si habrá algo que echarse la boca al día siguiente. Nunca verá cómo su marido, su prima, su mejor amigo o su hermana languidecen con los meses a causa del desempleo. Nunca sentirá el vacío, el nudo en el estómago, la desesperación de un desahucio. Nunca tendrá que preocuparse por el recibo de la luz, la letra de la hipoteca, por los libros de texto. Nunca tendrá que negarle a su hijo un viaje de fin de curso ni ir a la Universidad por no tener para pagar la matrícula. Gracias al sueldo que le pagamos, nunca tendrá desvelos de este tipo, sólo tendrá que levantar el puto teléfono, decir quién es y todos sus problemas y los de su entorno se habrán disipado en un puto segundo.



Deja un comentario

Recordamos que SALUD A DIARIO es un medio de comunicación que difunde información de carácter general relacionada con distintos ámbitos sociosanitarios, por lo que NO RESPONDEMOS a consultas concretas sobre casos médicos o asistenciales particulares. Las noticias que publicamos no sustituyen a la información, el diagnóstico y/o tratamiento o a las recomendaciones QUE DEBE FACILITAR UN PROFESIONAL SANITARIO ante una situación asistencial determinada.

SALUD A DIARIO se reserva el derecho de no publicar o de suprimir todos aquellos comentarios contrarios a las leyes españolas o que resulten injuriantes, así como los que vulneren el respeto a la dignidad de la persona o sean discriminatorios. No se publicarán datos de contacto privados ni serán aprobados comentarios que contengan 'spam', mensajes publicitarios o enlaces incluidos por el autor con intención comercial.

En cualquier caso, SALUD A DIARIO no se hace responsable de las opiniones vertidas por los usuarios a través de los canales de participación establecidos, y se reserva el derecho de eliminar sin previo aviso cualquier contenido generado en los espacios de participación que considere fuera de tema o inapropiados para su publicación.


*Campos obligatorios.