Opinión Por Emilio Ramos Delgado* Miércoles, 14 Junio 2017 08:04
= SANIDAD SANA =

Sanitarios sin violencia

*Asociación para la Defensa de la Sanidad Pública de Salamanca (ADSP)

Vote este artículo
(1 Voto)

Hace muchos años, siendo yo un muchacho con la ilusión de ser médico algún día, leí una historia que me impresionó sobremanera y que siempre he tenido en mi recuerdo. Trataba de un médico que había sido llamado desde el hospital en el que trabajaba para que acudiera a atender una urgencia, un niño que precisaba una intervención quirúrgica.

Emilio Ramos Delgado

Por el camino, en un semáforo, era asaltado por una persona que violentamente le arrebataba el coche. No obstante, el médico, contusionado, logra llegar al hospital a cumplir con su obligación. Allí se encuentra de nuevo con su asaltante, el padre del niño a quien debe intervenir. Padre que, en ese momento, pide perdón al médico.

Esta historia la interioricé como la necesidad de que los profesionales de la salud llevemos adelante nuestra obligación aun en situaciones muy adversas. Durante mi vida profesional como médico, y ha pasado mucho tiempo… he podido seguir viendo a sanitarios cumpliendo su deber con ilusión, entrega y valor en situaciones difíciles.

En conflictos armados: Médicos Sin Fronteras, Médicos del Mundo y tantos sanitarios anónimos. En tiempos de paz: trabajando en una ONG; para el sistema de salud público español, unas veces dedicados a actividades llamativas, como trasplantes; otras, dedicados a actividades discretas y cotidianas, como el trabajo en Atención Primaria.

Los sanitarios aceptamos las dificultades del ejercicio de nuestra profesión como algo intrínseco a nuestro trabajo, como elementos que debemos saber manejar para lograr nuestro fin. Pero la violencia no es intrínseca a nuestro trabajo, es la antítesis. Porque donde hay sufrimiento, nuestro deber es poner atención; donde soledad, compañía; donde dolor, remedio y donde nada ya es posible hacer, lo más importante, cariño y cuidado.

Pero ante los conflictos, la violencia no es herramienta para contestar, nadie nos enseñó a hacerlo. Ni nunca quisimos aprender. Porque quisimos ejercer este oficio para paliar el sufrimiento ajeno y no para generarlo, y aquel de entre nosotros que vulnere esta norma ya no será uno de nosotros.

Hablaba con mi amigo y compañero médico tras su agresión. Me contó que le pegaron a la puerta de comisaría cuando iba a intentar rebajar la tensión, a quitar importancia al incidente ocurrido en su consulta. Pero no pudo hacerlo, le agredieron muy violentamente y ya no pudo hablar.

Ante esta violencia, piensa en cómo continuar haciendo lo que durante tantos años y con tantos pacientes ha hecho, atenderles con toda dedicación y sin conflictos.

adsp-logo

 

 www.adspsalamanca.org

 

Deja un comentario

No está permitido escribir comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes. Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

*Campos obligatorios.