Opinión Por Mariam Valverde* Jueves, 18 Junio 2015 00:18
= EL DESFIBRILADOR =

Seguridad farmacológica

*Periodista

Vote este artículo
(0 votos)

Dos años dando leña al Ministerio de Sanidad por retirar de las farmacias la vacuna de la varicela y justo cuando se consigue, no sólo que los padres recuperen su derecho a decidir, sino que hasta el fármaco entre en el calendario vacunal de forma gratuita, estalla la polémica sobre la seguridad de las vacunas a raíz del caso de difteria en Olot.

Mariam-Valverde

Me sorprende descubrir el alto porcentaje de progenitores que decide no inmunizar a los pequeños en aras a preservar su salud futura y pensando sólo en nocivos efectos secundarios si se administra el antídoto. Y me equivoco al creer que éste se trataría de un caso aislado, porque incluso entre el personal sanitario es frecuente, cuanto menos, el beneficio de la duda ante determinadas inmunizaciones.

Mi opinión al respecto es que, a pesar de que la libertad siempre debería prevalecer, lo cierto es que alguna medida habría también que tomar para impedir que una decisión personal ponga en peligro al resto de la población, resucitando bacterias y enfermedades erradicadas hace décadas, al menos en las sociedades occidentales.

Sé que no es un asunto fácil. Que no se debería discriminar a un niño por culpa de la decisión de sus padres; pero no sé hasta qué punto se debe permitir que virus y bacterias campen a sus anchas por el simple hecho de que existan dudas.

Me parece tan descabellado que alguien ponga en peligro la vida de su propio hijo que hasta he dudado de mi decisión personal de llegar a pagar, incluso, por algunas de las vacunas que le han administrado al mío. Debo decir que confío ciegamente en la Agencia Española del Medicamento y que en ningún momento me llegué ni siquiera a plantear si inmunizar a mi pequeño tendría efectos secundarios. Sinceramente, pensaba que ese debate estaba ya superado y que las teorías de la conspiración sobre las inoculaciones son coto exclusivo de los guiones cinematográficos.

En todo caso, y como casi siempre, la única solución sólo puede venir de la mano de la investigación; de estudios serios y fiables sobre el riesgo/beneficio de las vacunas. Claro, que si eso lo pagan las farmacéuticas, que son las que tienen la pasta, igual ya volvemos a ponerlos en duda; y como ya se sabe que el Gobierno no está muy por la labor de financiar nada que huela a laboratorio o ciencia, pues volvemos al inicio y que cada uno haga de su capa un sayo.

 



Deja un comentario

Recordamos que SALUD A DIARIO es un medio de comunicación que difunde información de carácter general relacionada con distintos ámbitos sociosanitarios, por lo que NO RESPONDEMOS a consultas concretas sobre casos médicos o asistenciales particulares. Las noticias que publicamos no sustituyen a la información, el diagnóstico y/o tratamiento o a las recomendaciones QUE DEBE FACILITAR UN PROFESIONAL SANITARIO ante una situación asistencial determinada.

SALUD A DIARIO se reserva el derecho de no publicar o de suprimir todos aquellos comentarios contrarios a las leyes españolas o que resulten injuriantes, así como los que vulneren el respeto a la dignidad de la persona o sean discriminatorios. No se publicarán datos de contacto privados ni serán aprobados comentarios que contengan 'spam', mensajes publicitarios o enlaces incluidos por el autor con intención comercial.

En cualquier caso, SALUD A DIARIO no se hace responsable de las opiniones vertidas por los usuarios a través de los canales de participación establecidos, y se reserva el derecho de eliminar sin previo aviso cualquier contenido generado en los espacios de participación que considere fuera de tema o inapropiados para su publicación.


*Campos obligatorios.