Opinión Por Esteban Eduardo de Vicente Álvarez-Manzaneda* Lunes, 05 Octubre 2015 02:12
= SALUSPOT TE CUIDA =

Trastornos del sueño y neurofisiología

*Médico especialista en trastornos del sueño, 'neurofeedback' y 'biofeedback'

Vote este artículo
(0 votos)
El sueño es un estado fisiológico de desconexión del entorno reversible que se acompaña de cambios eléctricos cerebrales. El sueño no es un proceso pasivo, ni consiste únicamente en una inhibición (un ejemplo sería la fase REM o sueño paradójico, donde existe mucha activación cerebral y, paradójicamente, está dormido).
 

Esteban-Eduardo-Vicente

La neurofisiología clínica es imprescindible para entender el sueño normal y fisiológico, así como los trastornos de sueño, ya que permite estudiar cambios eléctricos cerebrales muy característicos que se producen en el sueño normal y el patológico.

Gracias al electroencefalograma (EEG) y al electrooculograma (EOG), se puede hablar de las fases de sueño: fase No REM (no existen movimientos oculares rápidos) y fase REM (existen movimientos oculares rápidos). El EEG es la clave para poder estudiar las diferentes fases del sueño y objetivar la calidad del mismo.

El sueño se estructura en ciclos con periodos de fase REM y no REM. Según la Asociación Americana de Medicina del Sueño (AASM) en su última revisión, las fases se denominan R, N1, N2 y N3, en vez de las clásicas fases 1 a 4 y REM que se utilizaban desde los años sesenta y setenta.

Los últimos avances en psicobiología y neurociencia cognitiva aplicados a la neurofisiología clínica y sus diferentes técnicas han permitido poder llegar a niveles antes insospechados. Modificando la actividad cerebral de los pacientes mediante un condicionamiento clásico (neurofeedback) podemos ayudar a mejorar el problema del sueño.

La patología de sueño más frecuente es el insomnio. Muchas veces los pacientes que lo sufren y que no encuentran solución a la causa del insomnio abusan de psicofármacos no exentos de efectos adversos. Pero con el neurofeedback, técnica sin contraindicaciones ni apenas efectos adversos si la realiza un profesional adecuado, pueden mejorar bastante su trastorno.

En comparación con un grupo poblacional de la misma edad, sexo y características, los pacientes que sufren insomnio suelen tener una actividad cerebral más rápida (es lo que llamamos cerebros rápidos). Si la modificamos mediante técnicas de neurofeedback, podemos mejorar el sueño (tardar menos tiempo en quedarse dormido, mayor sensación de descanso, menos despertares durante el sueño). La mejora en la capacidad autorregulatoria cerebral se consigue con varias sesiones.

 

* El doctor Esteban Eduardo de Vicente Álvarez-Manzaneda es médico especialista en trastornos del sueño, neurofeedback y biofeedback y miembro de Saluspot

 

Deja un comentario

No está permitido escribir comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes. Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

*Campos obligatorios.