Pacientes de cerca Por S. A. D. Viernes, 01 Diciembre 2017 18:30
DIA MUNDIAL DEL SIDA

Del Congo a Casa Samuel, el VIH piel con piel

Más allá de estadísticas y de campañas, siempre necesarias, hay quien vive al lado de los enfermos más vulnerables

Vote este artículo
(1 Voto)
Tratamiento contra el VIH a una afectada atendida por Médicos sin Fronteras. Tratamiento contra el VIH a una afectada atendida por Médicos sin Fronteras.

En el Día Mundial del Sida, organismos internacionales y nacionales destacan el gran avance que se ha dado en tratamientos y prevención desde los años 90, y numerosas instituciones hacen balances positivos pero sin bajar la guardia, como Cruz Roja. Pero también hay profesionales que viven la enfermedad piel con piel, ayudando a estos pacientes vulnerables todavía bajo la presión del estigma social. He aquí dos ejemplos, desde el Congo a Salamanca.

Alrededor de 430.000 personas viven con VIH en República Democrática del Congo (RDC). Aunque la prevalencia es más baja que en otros países del África Subsahariana, el acceso a pruebas y tratamiento antirretroviral sigue sin alcanzar a la mayoría de los enfermos. Solo 170.000 personas están en tratamiento actualmente en el país. 

El estigma que rodea a la enfermedad, hace que las personas se nieguen a hacerse las pruebas y, en consecuencia, no puedan comenzar un tratamiento a tiempo. Temen ser rechazados y aislados por su comunidad y terminan enfermando gravemente. Sensibilizar para romper el estigma es esencial, y para llegar a todos los rincones, la música es el mejor vehículo.

Médicos Sin Fronteras (MSF) en colaboración con el Programa Nacional Multisectorial contra el SIDA, la Asociación Jeunesse Espoire, la Unión Congoleña de Organizaciones de Personas que Viven con VIH, las Asociaciones Congoleñas Red Juntos contra el VIH / SIDA y la Red Nacional de Organizaciones de Apoyo a la Comunidad de Asís Grupos de personas que viven con VIH lanzan #ZWA NGA BIEN (Mírame bien), una canción para luchar contra el estigma e invitar a que se hagan la prueba.

Dos artistas congoleños, Lexxus Legal y Sista Becky, se han comprometido junto a la asociación Jeunesse Espoire y MSF a luchar contra el estigma que afecta a las personas que viven con el VIH en RDC. #ZWA NGA BIEN no es solo el título de la canción escrita por Lexxus Legal: es un llamado fuerte y claro para luchar contra la desinformación sobre el VIH y los prejuicios, el aislamiento y el desconocimiento social para las personas que viven con la enfermedad. La canción recoge los testimonios de jóvenes con VIH de la asociación Jeunesse Espoire.

Toda la campaña culmina mañana 2 de diciembre en un concierto en Kinshasa con los artistas Lexxus Legal, Sista Becky y los grupos musicales Bumbu-Tabula Raza y Recoba. Los espectadores recibirán información y orientación sobre los servicios de VIH, y el personal médico estará a su disposición para proporcionarles pruebas gratuitas y asesoramiento.

La canción #ZWA NGA BIEN puedes descargarla en: https://media.msf.org/Share/r061cpkm62o2dj42ft82anl3p0v388ul

Médicos Sin Fronteras en RDC

En RDC, MSF ofrece atención médica y psicosocial integral para personas que viven con VIH / SIDA en Kinshasa. Además trabaja en estrecha colaboración con el programa nacional de VIH, socios locales e internacionales y grupos de pacientes para superar el enorme estigma y las barreras que enfrentan los pacientes con VIH para acceder a Pruebas de VIH, tratamiento antirretroviral y apoyo y análisis de carga viral.  El pasado año, en el hospital de Kabinda de MSF, 2.846 personas recibían tratamiento  antirretroviral y hubo un total de 35.392 consultas relacionadas con el VIH. Un total de 2.500 pacientes con VIH avanzado fueron hospitalizados en el centro especializado de MSF en el hospital de Kabinda y en los centros de salud Roi Baudouin y Kintambo apoyados por la organización.

Casa Samuel ha acogido a 161 afectados 

El estigma y la discriminación continúan, y es en este aspecto donde Cáritas Diocesana de Salamanca quiere incidir especialmente, reclamando que esta enfermedad deje de estar considerada como infecto-contagiosa para pasar a ser infecto-transmisible.

El VIH solo se transmite por contacto con fluidos, mientras que una enfermedad infecto-contagiosa es la que se puede transmitir a otra personas, por ejemplo, en el entorno de una relación laboral normal, como es el caso de la tuberculosis.

El hecho de que en la actualidad se mantenga esa calificación ocasiona que una persona portadora (entre 130.000 y 160.000 en España) y que se encuentre en buenas condiciones físicas y psíquicas, no pueda acceder a determinados puestos en la administración pública, como policía, guardia civil, militar o funcionario de prisiones. Esa clasificación también imposibilita a personas seropositivas acceder a servicios como centros de día o residencias, entre otros recursos públicos.

En este contexto, el programa de Cáritas intenta dar una respuesta cercana y global a todos aquellas personas afectadas por VIH que en algún momento precisan de ayuda externa para afrontar su situación personal, familiar y/o social. Va dirigido principalmente a personas que se encuentran en situación de exclusión social o vulnerabilidad.

Sida CaritasSe atiende tanto a personas que residen en sus propios domicilios de manera independiente o con sus familias, como personas sin hogar que precisan de un recurso específico como es la casa de acogida. La acción se concreta así en dos ámbitos de actuación: la casa de acogida Samuel, que ofrece a las personas un espacio idóneo donde tener cubiertas las necesidades básicas y donde pueden iniciar un proceso de recuperación personal; y la intervención comunitaria: asesorando sobre la infección, facilitando la adherencia al tratamiento, apoyando y acompañando a la persona enferma durante su ingreso en el hospital y buscando alternativas tras el alta médica, orientando sobre prestaciones y ayudas y, si es posible, acompañando en el proceso de inserción social y laboral.

En la actualidad Casa Samuel cuenta con 21 residentes, 12 mujeres y 9 hombres. Por primera vez en la historia hay más mujeres que hombres. Se han recibido 33 solicitudes de ingresos en la casa. En este punto, desde Cáritas Diocesana de Salamanca se destaca que el número de solicitudes de mujeres ha aumentado considerablemente con respecto a años anteriores, así como el de personas sin VIH pero en situación de exclusión social y con graves problemas de salud.

En todo el programa a lo largo de este último año se ha atendido a 54 personas, realizando acompañamientos hospitalarios, por ejemplo, con seis afectados, e intervención comunitaria con 16 personas.

Desde su apertura, hace 23 años, Casa Samuel ha acogido a 161 personas.

En base a los datos recogidos, se puede afirmar que el rostro más frecuente de los solicitantes y residentes en la Casa es de un salmantino, de origen o arraigo, derivado por alguna entidad, de entre 45 y 60 años y conocedor de su infección por VIH desde hace más de una década, con otras enfermedades a cuestas y de escasos recursos económicos.

Voluntarios

Por otro lado, en este periodo 34 personas han colaborado como voluntarias en Casa Samuel, 27 de Salamanca a lo largo del año y 7 en los campos de trabajo que se ofertan en verano. Gracias a la colaboración con el Servicio Civil Internacional cuatro de esos voluntarios de verano procedieron de fuera de España: dos mexicanos, un finlandés y un moldavo.

Todos los voluntarios antes de su incorporación realizan varias sesiones de formación en las que se tratan todos los aspectos relacionados con la infección, así como la función que posteriormente van a desarrollar en el programa.

La función principal de los voluntarios es la de acompañar, en sentido más amplio de la palabra, en la convivencia diaria en la casa o en el hospital, así como apoyar en las necesidades de alimentación, higiene o movilidad de las personas que lo precisen.

Actos organizados

Los residentes de Casa Samuel realizaron un mural en el que se puede leer Unamos las fuerzas, derribemos las barreras y que se situó en el altar de la iglesia del Arrabal durante la celebración eucarística que, con ocasión del Día Mundial de la Lucha contra el Sida, tuvo lugar esta semana. De igual modo, Cáritas Diocesana de Salamanca dedicó su círculo de silencio de noviembre a esta causa, acto que concluyó con la lectura de un contundente manifiesto en el que se reclamó el derecho a la salud para todos los afectados por VIH-Sida.

Deja un comentario

No está permitido escribir comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes. Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

*Campos obligatorios.