Pacientes de cerca Por S. A. D. Jueves, 05 Marzo 2020 10:16
POP

El tiempo de espera para la obtención de un diagnóstico se duplica para las mujeres con enfermedad crónica

La brecha de género también está presente en el sistema sanitario y social, según el estudio ‘Mujer, discapacidad y enfermedad crónica’ presentado en el Congreso de los Diputados

Vote este artículo
(0 votos)
Acto de presentación del estudio Mujer, discapacidad y enfermedad crónica. Acto de presentación del estudio Mujer, discapacidad y enfermedad crónica.

Los hombres pasan de media unos 3,2 años para la obtención de un diagnóstico efectivo sobre su enfermedad crónica, mientras que en el caso de las mujeres esta media se eleva hasta los seis años. Este es uno de los datos más significativos extraídos del estudio Mujer, discapacidad y enfermedad crónica, que acaba de ser presentado por la Plataforma de Organizaciones de Pacientes (POP) en el Congreso de los Diputados. Una situación que se refuerza con la percepción de estos pacientes sobre su propio estado de salud: un 50% de las mujeres entrevistadas evalúan su estado de salud como malo o muy malo, frente a un 28% de hombres.

Fruto de una encuesta realizada en colaboración con la Universidad Complutense de Madrid, la investigación revela datos de interés sobre la percepción que los pacientes tienen sobre su propia salud, así como la situación de hombres y mujeres con enfermedades crónicas en el ámbito familiar, social y laboral. Asimismo, uno de sus principales objetivos es aportar más datos sobre el impacto económico que la enfermedad tiene en las familias.

El acto ha contado con la presencia de la presidenta de la Plataforma de Organizaciones de Pacientes, Carina Escobar, quien ha querido destacar que “los datos que reflejan el estudio dan una visión de la importancia de conocer más el impacto que tiene la enfermedad en los diferentes segmentos de la población. En referencia a las mujeres, tenemos que trabajar claramente en el ámbito de la salud, social, laboral y el de las relaciones sociales. En este último, que también impacta en mayor medida en nosotras, debemos poner el foco en la soledad no deseada y en diseñar estrategias que nos permitan innovar en cuidados para paliar esta situación”. Para Carina Escobar, a la luz de los datos arrojados por la investigación “no podemos negar que la mujer está infradiagnosticada”.

En cuanto a la percepción general de su propia salud, cabe señalar que los hombres están más satisfechos que las mujeres con el tratamiento que reciben: en 6,3 puntos sobre 10 frente a la calificación de 4,8 aportada por las mujeres. “A mayor retraso del diagnóstico, peor es el estado de salud percibido, peor es la satisfacción con el actual tratamiento y mayor la progresión que se aprecia en el avance de la enfermedad”, añade Escobar.

El acto de presentación del estudio Mujer, discapacidad y enfermedad crónica ha contado, además, con el director general de Políticas de Discapacidad del Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030, Jesús Celada, y la Secretaria General de Inserta Empleo, Virginia Carcedo, en representación de la Fundación ONCE.

Ambos, junto a la presidenta de la POP, analizaron otro de los datos más interesantes de la encuesta: la valoración de la situación de la discapacidad asociada a una enfermedad crónica. El estudio refleja que solo el 38% de las personas con enfermedad crónica cuentan con el certificado de discapacidad. En este sentido, también aquí los hombres obtienen en mayor medida el certificado (43%) frente a las mujeres (34%). Para la presidenta de la POP, se trata de un reconocimiento que “fomenta la inserción social y laboral de las personas con enfermedades crónicas y donde la mujer se encuentra con claros obstáculos”.

Tras la inauguración de la jornada, tomó la palabra la directora de la Plataforma de Organizaciones de Pacientes, María Gálvez, quien presentó los resultados del estudio. Entre otros, destaca que un 28% del total de pacientes crónicos afirman haber tenido que dejar de trabajar a causa de su enfermedad. En este sentido, tal y como ha señalado la directora de la POP, “la pérdida anual económica debido a la menor participación en el mercado laboral de las personas con enfermedad crónica de entre 45 y 54 años supone 8.457 euros anuales”.

Siguiendo en el ámbito laboral, cabe destacar que un 38% de las mujeres con enfermedad crónica trabajan, mientras que, en el caso de los hombres, este porcentaje baja hasta el 32%. “Esto se explica porque las mujeres consiguen menos incapacidades permanentes, es decir, no pueden dejar de trabajar”, añade María Gálvez. Asimismo, los hombres con pensión son muchos más: mientras un 20% de los hombres obtienen la incapacidad laboral permanente, tan sólo un 11% de las mujeres la obtienen.

Pensión contributiva

Para la directora de la POP, otro dato que llama la atención es que un 60% de los hombres que se encuentran en un estadio 2 de avance de la enfermedad obtiene una pensión contributiva, mientras que tan solo lo hacen un 16% de las mujeres: “la brecha de género claramente se hace patente en el acceso de recursos económicos”.

El papel de la mujer también destaca no sólo por su situación como paciente, sino también por su rol de cuidadora de una persona con discapacidad y/o en situación de dependencia: un 19% de mujeres frente a un 15,5% de hombres. Además, cuando el cuidador es una persona con enfermedad crónica, el cuidado al otro supone un claro empeoramiento de los síntomas de su enfermedad: el 36% de las mujeres afirman que su salud ha empeorado algo o mucho frente a un 28% de hombres.

Finalmente, en cuanto el impacto de la enfermedad en las relaciones sociales, el 76% de las mujeres frente al 56% de los hombres afirman relacionarse menos que antes de tener la enfermedad. “La consecuencia directa es que al impacto sobre la salud también se añade un impacto sobre la vida social que se ve afectada”, afirma María Gálvez. “La relación entre relaciones sociales y estado de salud es muy intensa, realmente elevada, en el sentido de que cuanto mejor es la percepción del estado de salud, mayor vida social se tiene (o viceversa)".

 



Deja un comentario

Recordamos que SALUD A DIARIO es un medio de comunicación que difunde información de carácter general relacionada con distintos ámbitos sociosanitarios, por lo que NO RESPONDEMOS a consultas concretas sobre casos médicos o asistenciales particulares. Las noticias que publicamos no sustituyen a la información, el diagnóstico y/o tratamiento o a las recomendaciones QUE DEBE FACILITAR UN PROFESIONAL SANITARIO ante una situación asistencial determinada.

SALUD A DIARIO se reserva el derecho de no publicar o de suprimir todos aquellos comentarios contrarios a las leyes españolas o que resulten injuriantes, así como los que vulneren el respeto a la dignidad de la persona o sean discriminatorios. No se publicarán datos de contacto privados ni serán aprobados comentarios que contengan 'spam', mensajes publicitarios o enlaces incluidos por el autor con intención comercial.

En cualquier caso, SALUD A DIARIO no se hace responsable de las opiniones vertidas por los usuarios a través de los canales de participación establecidos, y se reserva el derecho de eliminar sin previo aviso cualquier contenido generado en los espacios de participación que considere fuera de tema o inapropiados para su publicación.


*Campos obligatorios.