Pacientes de cerca Por S. A. D. Miércoles, 15 Noviembre 2017 09:54
DÍA DE LA ENFERMEDAD PULMONAR OBSTRUCTIVA CRÓNICA

La EPOC supone un problema creciente entre las mujeres con una tasa de infradiagnóstico que supera el 73%

Es la tercera causa de muerte en el mundo con 328 millones de enfermos y en España afecta al 10% de la población

Vote este artículo
(0 votos)
 Imanol Arias protagoniza la campaña del Día Mundial de la EPOC 'No es normal no llegar'. Imanol Arias protagoniza la campaña del Día Mundial de la EPOC 'No es normal no llegar'.

La Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC) es un problema creciente en las mujeres y con un infradiagnóstico mayor que supera el 70%, por lo que es necesario impulsar estrategias divulgativas y mejorar la caracterización diferencial de esta enfermedad, poniendo una especial atención en que estas pacientes padecen al mismo tiempo de importantes comorbilidades como la osteoporosis, la depresión y la ansiedad, según la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR).

La EPOC es una enfermedad compleja, heterogénea y de gran morbimortalidad. La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que hay 328 millones de personas en el mundo con EPOC, según una de sus últimas actualizaciones sobre la carga mundial de enfermedades (Global Burden of Disease Study). Además, la EPOC es la tercera causa de muerte, por detrás de la cardiopatía isquémica y la enfermedad cerebrovascular.

En España, el estudio EPI-SCAN halló que la prevalencia de la EPOC es de 10,2%, pero con una importante variabilidad geográfica, así como una diferencia destacada por género, al cifrarla en el 15,1% en varones y el 5,7% en mujeres, de la población de entre 40 y 80 años.

La EPOC se caracteriza por una limitación crónica, progresiva y poco reversible al flujo aéreo asociado de manera mayoritaria a la exposición al humo de tabaco y, en menor proporción, a tóxicos inhalados laborales, ambientales o a aquellos productos derivados de la combustión de la biomasa, según detalla el estudio. El tabaquismo es, pues, el principal factor de riesgo de la EPOC y los estudios revisados al respecto coinciden en que el hábito tabáquico tiene un mayor impacto sobre el deterioro de la función pulmonar en mujeres que en hombres.

“Esta mayor susceptibilidad al tabaco en mujeres se debería a factores anatómicos distintos respecto a los hombres, ya que estas tienen vías aéreas de menor tamaño, así como genéticos y hormonales y podría manifestarse de forma precoz en la infancia, puesto que las niñas experimentan un mayor deterioro de la función pulmonar que los niños, cuando están expuestos al humo del tabaco o a la contaminación del medioambiente”, explica la doctora Tamara Alonso, neumóloga del Hospital Universitario de La Princesa-Instituto de Investigación Sanitaria La Princesa, de Madrid, miembro de SEPAR.

Otro factor etiológico de importancia creciente y que afecta principalmente a las mujeres de áreas rurales y de países en vías de desarrollo es la exposición al humo por la combustión de biomasa al cocinar en ambientes poco ventilados, donde se van acumulando partículas materiales procedentes de esa combustión en el aire ambiente, por encima de los niveles recomendados.

Síntomas y calidad de vida

La EPOC se caracteriza por síntomas como la disnea, la tos y la expectoración, entre otros. Según los estudios revisados, las mujeres refieren un mayor grado de disnea que los hombres, pero menos tos y expectoración. Las sibilancias también son más frecuentes en mujeres, probablemente porque padecen una mayor afectación de la vía aérea y mayor hiperreactividad bronquial, precisan los autores del trabajo. No obstante, tanto las mujeres como los hombres con EPOC tienen una menor capacidad de ejercicio físico que las personas sanas. Esta capacidad de ejercicio es un factor predictor de mortalidad en pacientes con EPOC y es más determinante en el caso de los varones.

“Las mujeres con EPOC, en comparación con los varones, tienen una mayor afectación de la calidad de vida relacionada con la salud y comienzan a experimentar síntomas a una edad más precoz y con un grado de obstrucción al flujo aéreo menor”, sintetiza la doctora Alonso. Además, la existencia de una alteración del estado nutricional es más frecuente entre las mujeres que en los hombres. “Por eso, recomendamos la valoración completa y sistemática del estado nutricional en mujeres por su potencial como predictor pronóstico”, añade.

Las agudizaciones o exacerbaciones son episodios de inestabilidad clínica, durante los cuales los pacientes empeoran de su enfermedad e, incluso, llegan a requerir un ingreso hospitalario. Estos episodios de agudización no solo disminuyen la calidad de vida de los pacientes con EPOC, sino que influyen en la progresión de la enfermedad y aumentan el riesgo de muerte. Al respecto, se ha visto que las mujeres con EPOC presentan un mayor número de agudizaciones respecto a los varones afectados por esta dolencia, pero las tasas de hospitalización por esta causa es similar entre ambos sexos, mientras que las de rehospitalización y la supervivencia es mejor en el caso de las mujeres.

Patologías asociadas

La EPOC es una enfermedad compleja que también se asocia a otras patologías o comorbilidades, como las enfermedades cardiovasculares, el cáncer de pulmón, la osteoporosis, la diabetes y trastornos de la esfera afectiva, como son la ansiedad y la depresión. En general, las enfermedades cardiovasculares son menos frecuentes entre las mujeres con EPOC respecto a los varones: tienen una menor prevalencia de cardiopatía isquémica, pero una mayor prevalencia de insuficiencia cardiaca, al igual que de otras dolencias como la osteoporosis, la diabetes y los citados trastornos de la esfera afectiva (ansiedad y depresión).

“Los estudios revisados nos indican que las mujeres sufren niveles muy superiores de ansiedad y depresión, incluso cuando la afectación de la EPOC es moderada, en cuanto a obstrucción del flujo aéreo y de síntomas respiratorios. La presencia de ansiedad y depresión en estas mujeres con EPOC se ha asociado a un mayor riesgo de agudizaciones, estancias hospitalarias más largas, persistencia del hábito tabáquico, menor actividad física, mayor mortalidad y, posiblemente, una menor adherencia al tratamiento”, explica la doctora.

Tratamiento

El tabaquismo es el principal factor de riesgo de la EPOC en los países desarrollados, por lo que el abandono del hábito tabáquico es la principal medida terapéutica que se debe tomar para frenar el avance de la enfermedad. Algunos estudios han demostrado que las mujeres tienden a dejar de fumar con menos frecuencia y que su tasa de éxito en la deshabituación tabáquica a largo plazo es inferior a la de los hombres. No obstante, el estudio Lung Health Study ha demostrado que aquellas que dejan de fumar de forma definitiva consiguen mejoría de la función pulmonar (FEV1) 2,5 veces mayor que la que logran los varones.

Los fármacos empleados para lograr esta deshabituación tabáquica, tales como bupropión o vareniclina, parecen igual de eficaces en ambos sexos, mientras que la terapia sustitutiva con nicotina parece más eficaz en varones. La base del tratamiento farmacológico de la EPOC son los broncodilatadores de larga duración administrados mediante dispositivos de inhalación. Las mujeres, en comparación con los hombres, realizaban de forma más incorrecta la técnica inhalatoria (clave para que el tratamiento sea eficaz) y presentaban fallos en cada uno de los pasos que debían realizar. “Hemos visto que una correcta educación sobre la utilización de los dispositivos es imprescindible para optimizar el tratamiento”, según la doctora Alonso.

Las mujeres obtienen un beneficio muy superior a los hombres en las primeras semanas de los tratamientos de rehabilitación respiratoria que se aplican en EPOC, de distinta duración (8 semanas o 20 sesiones), con una frecuencia de 2 a 5 sesiones por semana. Sin embargo, a largo plazo este beneficio tiende a igualarse al que logran los hombres y, en conjunto, estos programas ofrecen resultados similares en ambos sexos.

En el caso de otros tratamientos como la oxigenoterapia crónica domiciliaria (OCD), que se aplica en los casos más graves, o distintos tipos de tratamientos quirúrgicos (como la reducción del volumen pulmonar o el tratamiento endoscópico), los estudios ofrecen resultados discrepantes o son insuficientes, por lo que se requiere la realización de nuevos estudios para determinar cuál es la respuesta de las pacientes a estos tratamientos, a fin de ofrecerles la opción terapéutica óptima.

Imanol Arias protagoniza una campaña

lmanol Arias protagoniza No llegar no es normal, una campaña de concienciación dirigida a la población general y a pacientes con EPOC, que muestra aquellos síntomas que deberían ser motivo de consulta. Para ello, y mediante una simulación real llevada a cabo para la ocasión, gracias a una máscara que dificult ala capacidad pulmonar y unas pesas, el actor vive en primera persona las dificultades y obstáculos que sufre un paciente con EPOC en situaciones cotidianas, tan sencillas como atender el teléfono, coger el metro o cargar las bolsas de la compra.

Hasta el 53% de los españoles con EPOC presenta síntomas respiratorios durante todo el día a pesar de estar en tratamiento. Con el fin de controlar esta enfermedad respiratoria que en España alcanza a un 10,2% de la población comprendida entre los 40 y 80 años, se recomienda a los pacientes y a su círculo más cercano que consulten a su médico ante la presencia de síntomas y/o aparición de limitaciones en su día a día, en acciones cotidianas que antes podían realizar con éxito.

Para trasladar el día a día de quiénes sufren EPOC e identificar esas pequeñas limitaciones que pueden pasar inadvertidas por parte de los pacientes, Boehringer Ingelheim ha puesto en marcha un experimento objetivo, que ha contado con la participación de Imanol Arias.

A este respecto, el actor comenta cómo lo ha vivido: “Nunca pensé que iba a experimentar lo que sienten miles de pacientes que viven con la minusvalía de no tener capacidad total de respirar. Tenía que hacer un enorme esfuerzo, la mayoría de las veces en un trayecto muy corto y tenía la necesidad que se terminase ya. La sensación era que hubiese mucho más tramo o hubiese mucho más peso del que cargaba”.

A menudo los pacientes con EPOC se sienten frustrados en su día a día por la incapacidad que les genera la falta de aire y el agotamiento. Sobre ello, Imanol precisa: “mi estado de ánimo decaía conforme iba transcurriendo el experimento, terminando con una sensación un poco angustiosa”.

'No llegar no es normal'

Además, el actor añade que “participar de esta experiencia me ha permitido conocer muy de cerca qué siente un paciente con EPOC en el desarrollo de pequeñas actividades tan cotidianas como cargar una bolsa de la compra o caminar. Es importante que los pacientes no dejen de acudir a su médico, ya que les puede ayudar. Muchos pensarán que hay limitaciones de acciones del día a día que son cosa de la edad, pero como bien dicta el nombre de esta campaña No llegar no es normal”, añade Imanol.

En este sentido, la doctora Cruz González, de la Consulta Monográfica de EPOC del Servicio de Neumología del Hospital Clínico Universitario de Valencia, añade que “si es fumador, se fatiga, tose y expectora por las mañanas, tiene que saber que eso no es normal. Tenemos una prueba muy sencilla como es la espirometría con la que podemos conocer lacapacidad pulmonar de la persona y saber si tiene EPOC”.

Respecto a las personas ya diagnosticadas, la especialista comenta que “es muy importante que se tomen el tratamiento prescrito por su médico para tener un buen control de la enfermedad, ya que los pacientes que no cumplen el tratamiento o tienen un cumplimiento insuficiente o incorrecto de la terapia inhalada pueden sufrir un agravamiento de los síntomas de su enfermedad y ataque agudo de fatiga. En definitiva, si la EPOC está bien controlada, el paciente tendrá más energía para disfrutar de las actividades que conforman su día a día.”

 



Deja un comentario

Recordamos que SALUD A DIARIO es un medio de comunicación que difunde información de carácter general relacionada con distintos ámbitos sociosanitarios, por lo que NO RESPONDEMOS a consultas concretas sobre casos médicos o asistenciales particulares. Las noticias que publicamos no sustituyen a la información, el diagnóstico y/o tratamiento o a las recomendaciones QUE DEBE FACILITAR UN PROFESIONAL SANITARIO ante una situación asistencial determinada.

SALUD A DIARIO se reserva el derecho de no publicar o de suprimir todos aquellos comentarios contrarios a las leyes españolas o que resulten injuriantes, así como los que vulneren el respeto a la dignidad de la persona o sean discriminatorios. No se publicarán datos de contacto privados ni serán aprobados comentarios que contengan 'spam', mensajes publicitarios o enlaces incluidos por el autor con intención comercial.

En cualquier caso, SALUD A DIARIO no se hace responsable de las opiniones vertidas por los usuarios a través de los canales de participación establecidos, y se reserva el derecho de eliminar sin previo aviso cualquier contenido generado en los espacios de participación que considere fuera de tema o inapropiados para su publicación.


*Campos obligatorios.