Pacientes de cerca Por S. A. D. Jueves, 13 Julio 2017 13:03
VARIAS PROVINCIAS EN ALERTA ROJA

Sanidad mantiene un mapa actualizado sobre el riesgo por calor y los consejos para evitar problemas de salud

Al 70% de los españoles les afectan las altas temperaturas, con cansancio, inapetencia y problemas para dormir

Vote este artículo
(0 votos)
 A partir de 37º C se produce una reacción fisiológica de defensa del organismo. A partir de 37º C se produce una reacción fisiológica de defensa del organismo.

La página web del Ministerio de Sanidad actualiza cada día un mapa con información sobre los niveles de riesgo en cada una de las 52 capitales provinciales. Las altas temperaturas de hoy pueden provocar problemas de salud como calambres, deshidratación, insolación o golpes de calor, un impacto que sufren sobre todo los más mayores o con patologías crónicas, de ahí la importancia de que sepan cómo proteger su salud de la ola de calor.

A esta hora en el mapa de Sanidad están en rojo las provincias de Jaén, Córdoba y Granada, aunque la ola de calor alcanza esta tarde su “pico máximo”, y la alerta roja afecta ya a siete provincias —Jaén, Córdoba, Granada, Sevilla, Cáceres, Badajoz y Ciudad Real—, y otras 20 están en alerta naranja o amarilla con una temperatura máxima esperada de 47,2 grados en Córdoba, “verdaderamente extrema” segúnla Agencia Estatal de Meteorología (Aemet).

Para las personas que están dentro de ese nivel 3 es recomendable, tal y como recoge el decálogo de Sanidad con recomendaciones Disfruta este verano con salud, que beban agua o líquidos con frecuencia y no abusar de las bebidas con cafeína, alcohol o grandes cantidades de azúcar ya que pueden hacer perder más líquido corporal.

La exposición a temperaturas ambientales elevadas puede provocar una respuesta insuficiente del sistema termorregulador humano. El calor excesivo puede alterar nuestras funciones vitales si el cuerpo humano no es capaz de compensar las variaciones de la temperatura corporal.

Una temperatura muy elevada produce pérdida de agua y electrolitos que son necesarios para el normal funcionamiento de los distintos órganos. En algunas personas con determinadas enfermedades crónicas, sometidas a ciertos tratamientos médicos y con discapacidades que limitan su autonomía, estos mecanismos de termorregulación pueden verse descompensados.

Desde un enfoque biológico, la exposición a temperaturas excesivas puede provocar problemas de salud como calambres, deshidratación, insolación, golpe de calor (con problemas multiorgánicos que pueden incluir síntomas tales como inestabilidad en la marcha, convulsiones e incluso coma). El impacto de la exposición al calor excesivo está influido por el envejecimiento fisiológico y las enfermedades subyacentes.

Variación de tres grados tolerable

Normalmente un individuo sano tolera una variación de su temperatura interna de aproximadamente 3ºC sin que sus condiciones físicas y mentales se alteren de forma importante. A partir de 37ºC se produce una reacción fisiológica de defensa. Las personas mayores y los niños muy pequeños son más sensibles a estos cambios de temperatura.
Desde un punto de vista social, la marginación, el aislamiento, la dependencia, la discapacidad, las condiciones de habitabilidad de las personas con menos recursos, añaden factores de riesgo que hacen aún más vulnerables a estos colectivos.

Los factores de riesgo asociados con la exposición a altas temperaturas que se consideran en este Plan Nacional son de naturaleza personal, ambiental, laboral o social y local.

El Plan establece las medidas para reducir los efectos asociados a las temperaturas excesivas y para coordinar las instituciones de la Administración del Estado implicadas, así como también se proponen acciones que puedan ser realizadas por las Comunidades Autónomas y la Administración Local en función de los niveles de riesgo asignadas en base a las temperaturas.

Encuesta sobre el calor en verano

Aparentemente, el calor en verano no debería ser noticia, por ser algo característico de estas fechas. Pero, si tenemos en cuenta que las temperaturas extremas afectan a la salud de la población, quizás sí debería serlo. Y es que con la llegada de los meses veraniegos aumentan los problemas de salud debidos a las condiciones térmicas.

Los golpes de calor son la principal consecuencia de las altas temperaturas del mercurio, pero no la única ya que el calor también agrava patologías previas ya existentes entre la población, especialmente en los grupos considerados como de riesgo, entre los que se encuentran las personas mayores y los niños. Con el objetivo de conocer cómo afecta este calor extremo del verano a los españoles y cómo se resguardan de sus efectos, IMOP y Berbés Asociados (BA) han llevado a cabo una nueva pregunta IMOP-BA.

Según los resultados obtenidos, el cansancio y el decaimiento (50%) y las dificultades para dormir y problemas para conciliar el sueño (42%) son las dos principales dificultades que sufren los españoles a causa del calor extremo veraniego. En el primer caso, el cansancio afecta de forma más importante a las mujeres, entre las que alcanza a un 60% de la población; y también a las personas mayores de entre 55 y 64 años. Por su parte, los problemas para dormir afectan especialmente a las personas entre 25 y 34 años.

Inapetencia y mal humor

Otros síntomas señalados por los españoles a causa de las altas temperaturas son la inapetencia o falta de hambre (18%), la apatía y el mal humor (18%) y la ansiedad e impaciencia (16%). Aun así, hay un 30% de la población española que no se ve afectada por ningún síntomaderivado del calor, un 2% que señala otras opciones y un 1% que no sabe o no quiere contestar a la pregunta.

Por su parte, el principal método al que recurren los españoles para combatir el excesivo calor del verano es beber muchos líquidos (78%). A esta opción se unen otras destacadas como salir a la calle cuando el sol ha bajado (49%), protegerse con prendas como gafas o sombreros (47%) o no exponerse directamente al sol (42%).

En menor proporción, la población también indica otras medidas frente al calor como el uso de protección por medio de cremas y labiales, recurrir el aire acondicionado o al ventilador, ir a la piscina o playa para refrescarse, ducharse más a menudo, y bajar personas o abrir las ventas para ventilación. Además, un 5% de la población señalas otras opciones y un 3% no sabe o no quiere contestar a la pregunta.

su “pico máximo”, con hasta siete provincias en alerta roja —Jaén, Córdoba, Granada, Sevilla, Cáceres, Badajoz y Ciudad Real—, otras 20 en alerta naranja o amarilla y una temperatura máxima esperada de 47,2 grados en Córdoba , “verdaderamente extrema” en palabras de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet).

Deja un comentario

No está permitido escribir comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes. Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

*Campos obligatorios.