El sol, con los cuidados debidos y tomándolo con precaución, es una fuente imprescindible para la piel. Pero mucha gente, por el afán de ponerse moreno, no toma las medidas adecuadas, pudiendo desembocar en consecuencias nefastas como cáncer de piel. Por ello, la Academia Española de Dermatología y Venereología quiere remarcar la importancia de tomar el sol con consideración y precaución.

Publicado en Pacientes de cerca