Si ir al centro de salud era un ejercicio de riesgo que intentábamos evitar durante el confinamiento y aún ahora, para las personas que viven anticoaguladas ha sido y sigue siendo un ejercicio de supervivencia. Un tratamiento descompensado puede tener nefastas consecuencias en su salud pero arriesgarse a un contagio por acudir a un centro sanitario provoca miedo a 4 de cada 10 pacientes anticoagulados que han tenido que acudir a una revisión de su tratamiento en este periodo, según una encuesta realizada por la Federación Española de Asociaciones de Anticoagulados (FEASAN).

Publicado en Pacientes de cerca

 “Soy Miguel, tengo 71 años y desde hace seis tomo anticoagulantes orales para prevenir tener un ictus a causa de una arritmia en el corazón. En el Día Nacional del Paciente Anticoagulado le pido a las Administraciones Sanitarias más seguridad y calidad de la asistencia sanitaria en anticoagulación”.

Publicado en Pacientes de cerca

Más de un millón de personas en España están bajo terapia anticoagulante, una cifra que “inevitablemente seguirá ascendiendo en los próximos años dada su eficacia en la prevención del ictus isquémico y la embolia sistémica en pacientes con fibrilación auricular, un problema que aumenta con la edad”, recuerda el profesor Pascual Marco, jefe del Servicio de Hematología y Hemoterapia del Hospital General Universitario de Alicante.

Publicado en Pacientes de cerca