El cáncer provoca una vulnerabilidad añadida a grupos de población que se encuentran ya de por sí en situación de fragilidad, como es el caso de las personas en desempleo. En España, cada año son diagnosticadas alrededor de 10.000 personas que están en paro, de las cuales más de la mitad no reciben prestación alguna, "lo que probablemente significa que no cuentan con ningún ingreso".

Publicado en Pacientes de cerca