Profesionales Por S. A. D. Domingo, 26 Mayo 2019 19:21
SEPAR

El sueño debe formar parte del "tándem de la salud", junto a la dieta y el ejercicio

El grupo Español de Sueño propone un nuevo enfoque que supere la consideración centrada únicamente en los trastornos respiratorios o neurológicos relacionados

Vote este artículo
(0 votos)

El sueño debe ser considerado por los profesionales sanitarios en un sentido más amplio que el relacionado con los trastornos respiratorios o neurológicos asociados, para entenderse como parte del tándem de la salud, junto con la dieta y el ejercicio. Así lo defiende, en un nuevo paradigma, el Grupo Español de Sueño en un editorial publicado en Archivos de Bronconeumología, la revista científica de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR).

Para los especialistas, este nuevo enfoque, que implica actualizar las estrategias actuales, ayudaría a la población "a adoptar unos hábitos de sueño más saludables".

Según se explica desde SEPAR, los trastornos respiratorios del sueño y las apneas durante el sueño son muy frecuentes, reducen la calidad de vida y son un factor de riesgo para desarrollar diversas enfermedades. Hasta ahora se han estudiado más desde el punto de vista únicamente respiratorio o neurológico. A partir de ahora, "existe una necesidad de considerar el sueño como una de las columnas más importantes en la salud, al igual que la dieta o el ejercicio; de ahí que en la actualidad el sueño entre en otra dimensión y nos encontremos ante un auténtico desafío", subraya el Dr. Josep M. Montserrat, neumólogo de la Unidad del Sueño del Servicio de Neumología del Hospital Clínic de Barcelona y miembro de SEPAR.

Los trastornos del sueño tienen una alta prevalencia y morbilidad, por lo que combatirlos constituye un reto tanto desde el punto de vista de la salud, como del social y económico. Sin embargo, la creciente demanda para atender estas enfermedades no ha ido acompañada de nuevas estrategias, por lo que las actuales "podrían incluso ser arcaicas", como denuncian los autores del artículo editorial.

Debido a esta obsolescencia, muchas unidades de tercer nivel de los hospitales se encuentran saturadas con pacientes que no han sido diagnosticados o que no están siendo convenientemente controlados. Frente a esta situación, el Grupo Español de Sueño plantea abrir la atención a estos trastornos a todos los niveles asistenciales y a diversos profesionales con un nuevo enfoque o cambio de paradigma.

"Apremia ajustarse a la realidad cambiante y, para ello, es preciso iniciar la colaboración entre profesionales médicos, básicos y tecnológicos y los propios pacientes, con el fin de identificar las necesidades existentes en la atención a los trastornos del sueño y poder aplicar los cambios necesarios. El abordaje del sueño debe ser liderado por profesionales acreditados capaces de entenderlo de forma más global, trabajar conjuntamente con la Medicina extrahospitalaria y mejorar o desarrollar nuevos procedimientos. En definitiva, pensamos que lo que debemos hacer es cambiar nuestra mentalidad y aumentar nuestra capacidad de adaptación", destaca el Dr. Montserrat.

Nuevo enfoque basado en cuatro pilares

En este contexto, una de las líneas estratégicas prioritarias del Grupo Español del Sueño es desarrollar este proyecto que se fundamenta en cuatro pilares:

Optimizar los procedimientos, que pueden mejorar, al igual que su seguimiento.

Trabajar en red, incluyendo a la Atención Primaria y a la Enfermería, de manera que solo los pacientes más graves sean hospitalarios. Al respecto, el Grupo Español de Sueño ha obtenido resultados positivos, aunque no puedan aplicarse de manera universal al entorno sanitario.

Definir un mejor uso de las técnicas de la información y la comunicación (TIC), que incluyen laboratorios del sueño (aunque estos son solo una parte de las unidades del sueño) y la telemedicina, es decir, videoconferencias y procedimientos diagnósticos y controles telemáticos. Al respecto, los autores remarcan que es importante que las TIC no sean como "cajas negras privadas" que solo utilizan unos pocos. Los primeros trabajos relativos a estas TIC y, en concreto a la telemedicina aplicada a los trastornos del sueño, han revelado que su uso a veces puede ser complicado, lo que se conoce como "síndrome del obstruccionismo tecnológico".

Para evitarlo o contrarrestarlo, los autores reclaman softwares simples; más colaboración entre empresas, profesionales y pacientes; la personalización respecto a la selección adecuada de pacientes, enfermedades e, incluso, sistemas sanitarios, ya que algunos estudios concluyen que existe una baja eficacia de la telemedicina; un análisis del coste-efectividad de estas TIC; un aprendizaje y habituación de profesionales y pacientes; y, por último, incorporar aspectos éticos a estas TIC con la ayuda de comités para progresar. 

Considerar el sueño como salud para alentar a la población a cambiar de hábitos, como ya se viene preconizando con la dieta y el ejercicio. Este concepto es básico y uno de los objetivos fundamentales que hay que tener en cuenta. "El estudio y el manejo del sueño es mucho más que una tecnología de seguimiento", destaca el Dr. Montserrat. Dentro de esta nueva dimensión, ya hay proyectos ambiciosos en marcha, como el estudio epidemiológico Regálenos su sueño, dentro del proyecto aún más amplio que pretende recoger información de los hábitos de sueño de los pacientes para mejorarlos y atender así a aspectos del sueño más allá de los respiratorios. 

 

Deja un comentario

No está permitido escribir comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes. Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Recordamos que Salud a Diario es un medio de comunicación que difunde información de carácter general relacionada con distintos ámbitos socio-sanitarios, por lo que no podemos responder a consultas concretas sobre casos médicos o asistenciales particulares. Las noticias que publicamos no sustituyen a la información, el diagnóstico y/o tratamiento o a las recomendaciones que debe facilitar un profesional sanitario ante una situación asistencial determinada.

*Campos obligatorios.