Imprimir esta página
Profesionales Por S. A. D. Lunes, 28 Diciembre 2020 12:36
BALANCE

Los casos de COVID-19 en niños han subido hasta el 12% del total en la segunda ola, pero su evolución es buena

Los neumólogos de SEPAR indican que hay contagios en todas las edades pediátricas y que la fiebre sin un foco claro podría ser un síntoma a corta edad, mientras que las neumonías por SARS-CoV-2 aparecen en niños más mayores

Vote este artículo
(0 votos)
La mejor forma de prevenir la infección en los niños es seguir las recomendaciones vigentes, como el uso de mascarilla. / Pixabay La mejor forma de prevenir la infección en los niños es seguir las recomendaciones vigentes, como el uso de mascarilla. / Pixabay

Las infecciones en niños causadas por el coronavirus SARS-CoV-2 apenas representaban el 1% del total en la primera ola de la epidemia en España, durante la que se diagnosticaron 1.400 casos en menores. De ellos, entre el 20 y el 25% requirieron hospitalización, y solo 52 afectados ingresaron en UCI.

Sin embargo, durante la segunda ola, la proporción de niños infectados ya era del 6% respecto al total a finales de agosto, y al terminar septiembre se habían registrado 66.000 casos en la población infantil, lo que supone el 12% de todos los contagios reportados por el Ministerio de Sanidad. Estos datos concuerdan con la evolución epidemiológica observada en otros países, como Estados Unidos, donde los positivos en niños se sitúan entre un 12% y 15% del total.

Según se explica desde la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR), el aumento del porcentaje de casos pediátricos de COVID-19 obedece a que cada vez se realizan más test diagnósticos a toda la población, mientras que en la primera ola solo se estudiaron niños con síntomas importantes.

Los especialistas de esta sociedad científica destacan que, en la actualidad, la mayoría de las infecciones en menores son asintomáticas o causan cuadros más leves que en los adultos. En este sentido, afirman que los niños afectados suelen tener una buena evolución, y solo el 1% requiere hospitalización. A pesar de ello, han surgido síndromes inflamatorios más graves, pero muy infrecuentes, en niños algo mayores, que deberán ser investigados.

"Hay muchos niños con síntomas inespecíficos de la COVID-19. Ahora, al aumentar la realización de test diagnósticos, se están detectando muchos más casos en menores que son asintomáticos y que no se diagnosticaban en la primera ola, porque no se hacían tantos test", explica la Dra. Cristina Calvo Rey, jefa del Servicio de Pediatría y Enfermedades Tropicales del Hospital Universitario La Paz de Madrid y miembro del área de Neumología Pediátrica de SEPAR, que hizo balance sobre el impacto de la COVID-19 en pediatría en el marco del 53 Congreso Virtual de SEPAR.

Contagio y evolución clínica en niños

Los niños que se infectan con el coronavirus SARS-CoV-2 presentan cuadros más leves que los adultos, de menor duración, con menos síntomas y menor probabilidad de contagiar a otras personas. Los síntomas más habituales son cuadros febriles, catarrales o gastrointestinales. Algunos también evolucionan hacia neumonías, aunque suelen ser cuadros menos graves que los que padecen los adultos.

La COVID-19 que evoluciona hacia una neumonía puede aparecer en todas las edades. La fiebre sin un foco claro puede ser uno de los síntomas de SARS-CoV-2 en niños menores de 90 días, según un análisis que está ultimando la Dra. Calvo junto a otros autores del estudio EPICO. En niños más mayores, a partir de los 10-11 años, se presentan los cuadros más graves, que se asemejan más a los de los adultos. En general, en las edades pediátricas, los síntomas de COVID-19 que predominan son la cefalea, los vómitos y la linfopenia (menor número de leucocitos), y las neumonías tienen unas características algo distintas a las de otros agentes bacterianos o virales.

Distintos tipos de neumonía

"No hay que olvidar que en la época de la pandemia también ha habido neumonías en niños por otras causas, de otras etiologías distintas a las de la COVID-19. En los niños de más edad, las neumonías por COVID-19 se parecen a las del adulto, pero, por lo general, se manifiestan de forma más leve", detalla la Dra. Calvo, coautora de un estudio en prensa sobre la coexistencia de varios tipos de neumonía COVID-19 y no COVID-19 en niños hospitalizados durante la pandemia y llevado a cabo por investigadores del Hospital Universitario La Paz y el Hospital Infantil Universitario Niño Jesús, que han ingresado a estos pacientes pediátricos con COVID-19.

mascarilla menoresA finales de abril y en el mes de mayo, con el avance de la epidemia, también se detectaron casos en niños que cursaban con síndromes inflamatorios multisistémicos asociados a la infección por SARS-CoV-2 (MIS-C), más graves, y que requerían ingresos en UCI. Hasta ahora no se han identificado factores de riesgo, signos o síntomas bien definidos que hagan pensar que una COVID-19 pediátrica vaya a evolucionar hacia estos MIS-C graves. Se han detectado en pacientes pediátricos en Estados Unidos e Inglaterra; también se han detectado casos en Francia, Italia y España. Este síndrome comparte características de la enfermedad de Kawasaki, el síndrome de choque tóxico y el síndrome de activación macrofágica.

En España, el estudio EPICO, de la Asociación Española de Pediatría, que ha analizado diferentes aspectos del SARS-CoV-2 y cuyos resultados se han publicado en Clinical Infectious Diseases, evaluó a 312 pacientes pediátricos atendidos en 49 hospitales, de los cuales 181 (el 72%) fueron atendidos por causas directa o indirectamente relacionadas con la COVID-19. De 252 menores, 31 fueron diagnosticados por sus médicos de MIS-C y/o la enfermedad de Kawasaki. En estos casos se demostró mediante pruebas microbiológicas o serológicas que habían sido infectados por SARS-CoV-2.

Hasta ahora no se conoce el vínculo que existe entre el coronavirus y estos síndromes, y tampoco su fisiopatología. Pero el estudio pone sobre aviso a los profesionales señalando que el MIS-C es una afección potencialmente grave que se presenta en niños con una infección reciente por SARS-CoV-2, por lo que deben tenerlo presente y estar en alerta.

Contagio en ambientes familiares

Habitualmente, los menores se contagian en un ambiente familiar y no en el colegio. "Está claro que los niños no son hipercontagiadores y contagian menos, no como ocurre en el caso de la gripe, una infección que a menudo transmiten los niños. Ellos se suelen contagiar en el ambiente familiar, porque es el adulto infectado el que contagia al niño", precisa la Dra. Calvo.

Aunque en estos momentos no hay tratamientos específicos para luchar contra la COVID-19, sí han mejorado los protocolos de manejo clínico. La única terapia que está en fase de ensayo en población infantil es el remdesivir, que se está suministrando de forma compasiva a los pacientes pediátricos en España y del que ya ha sido aceptado un estudio español en la European Journal of Pediatrics.

"Lo más importante es seguir las recomendaciones de lavarse las manos, utilizar las mascarillas y mantener la distancia, y también que los padres eviten juntarse con muchas personas fuera del hogar para no contraer la COVID-19 ellos mismos y no contagiar a sus hijos", destaca la Dra. Calvo.

Al igual que en el caso de los adultos, aquellos menores que pertenecen a grupos de riesgo, como los niños asmáticos o con patologías respiratorias crónicas, deben vacunarse en la campaña de inmunización frente a la gripe. Esta recomendación es extensiva a los grupos de riesgo de otras edades (enfermos crónicos respiratorios y de otras dolencias, embarazadas y ancianos). El objetivo es evitar la coinfección de gripe y COVID-19 en los niños con patologías respiratorias, ya que pueden llevarlos a ingresar y presentar cuadros más graves.

 

Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies Para encontrar más información, sigue el siguiente enlace Política de cookies.