Profesionales Por S. A. D. Jueves, 29 Octubre 2020 11:21
Congreso Sociedad Española de Epidemiología

Los epidemiólogos alertan sobre los efectos de la pobreza energética ante la nueva crisis económica por la pandemia

Las personas con menos ingresos y recursos tienen el doble de mala salud percibida y el doble de mala salud mental

Vote este artículo
(0 votos)
Intervención de Cruz Roja en hogares que sufren pobreza energética. Intervención de Cruz Roja en hogares que sufren pobreza energética.

Las personas que están en situación de pobreza energética tienen el doble de mala salud percibida y el doble de mala salud mental. En España (2016), un 23.9% de la población general reportaba tener un mal estado de salud, este porcentaje aumentaba hasta el 43.3% en las personas que viven en situación de pobreza energética. En cuanto a la salud mental, en 2016, un 4.7 de la población española presentaba síntomas de depresión, porcentaje que aumentaba hasta el 10.7% en las personas que viven en pobreza energética.

Hablar de pobreza energética es hablar de un complejo problema social con una importante repercusión en la salud. Se trata de hogares que no pueden alcanzar un nivel de consumo doméstico de energía suficiente para satisfacer las propias necesidades del hogar y para llevar una vida social efectiva. En estas situaciones interaccionan ingresos bajos, facturas elevadas o viviendas energéticamente poco eficientes.

Este I Congreso Virtual de la Sociedad Española de Epidemiología (SEE) y de la Asociación Portuguesa de Epidemiología (APE) ha abordado este tema con la participación de nueve investigadores que han hablado de los efectos de la pobreza energética en la salud, de qué grupos se ven más afectados y de intervenciones para reducir este importante problema de salud pública.

Una mesa que han moderado Laura Oliveras y Marc Marí-Dell’Olmo, de la Agencia de Salud Pública de Barcelona, que ha liderado el Proyecto PENSA, dedicado a estudiar la relación entre la pobreza energética y la salud para poder actuar.

La pobreza energética debe abordarse no sólo con un enfoque técnico, sino también como una cuestión de justicia social, con políticas que tengan en cuenta los factores estructurales, que podrían conducir a mejoras en salud. “Los servicios energéticos no deben entenderse como una mercancía sino como un bien básico para las personas”, explica Marc Marí-Dell’Olmo.

Entre los grupos más vulnerables se encuentran aquellas personas con reducidos ingresos por percibir salarios bajos o por estar en desempleo, personas en situación de inseguridad residencial, los hogares monoparentales y, las personas mayores, los niños y quienes tienen enferme-dades crónicas o situaciones de dependencia por sus necesidades específicas y por pasar más tiempo en casa.

La pobreza energética lleva a las personas que la sufren a limitar el consumo de energía por debajo de lo que se considera aceptable impidiendo, entre otras, mantener una temperatura adecuada en el hogar; reducir gastos en comida o incluso endeudarse para pagar facturas, y en algunos casos a conectarse de forma irregular a los suministros generales.

Servicios esenciales para la vida

Para buscar soluciones a este problema, Laura Oliveras recuerda que es necesario “atacar los determinantes más estructurales de la pobreza energética. Los suministros de agua, gas y electricidad son esenciales para la vida, la salud y el bienestar de las personas”.

En este sentido, Marc Marí-Dell’Olmo apunta que se debería actuar para “mejorar la eficiencia energética de los edificios, ya que hay un elevado número de viviendas antiguas con muchas deficiencias que podrían mejorar con la rehabilitación y las intervenciones en aislamientos que, además, pueden ayudar a mitigar las emisiones de CO2”.

De cara a la actuación sobre la pobreza energética y evitar sus repercusiones en salud, actual-mente se dispone ya de mucha información y se puede incidir desde la política, “hay evidencia para que se puedan diseñar políticas públicas basadas en la evidencia”, explica Laura Oliveras.

Algunos estudios han demostrado ya que la crisis económica de 2008 causó un aumento en el porcentaje de personas en situación de pobreza energética y en su impacto en la salud de las personas. A las puertas de una nueva crisis producida por la pandemia del SARS-CoV-2 es im-portante tenerlo en cuenta para que no vuelva a suceder.

 



Deja un comentario

Recordamos que SALUD A DIARIO es un medio de comunicación que difunde información de carácter general relacionada con distintos ámbitos sociosanitarios, por lo que NO RESPONDEMOS a consultas concretas sobre casos médicos o asistenciales particulares. Las noticias que publicamos no sustituyen a la información, el diagnóstico y/o tratamiento o a las recomendaciones QUE DEBE FACILITAR UN PROFESIONAL SANITARIO ante una situación asistencial determinada.

SALUD A DIARIO se reserva el derecho de no publicar o de suprimir todos aquellos comentarios contrarios a las leyes españolas o que resulten injuriantes, así como los que vulneren el respeto a la dignidad de la persona o sean discriminatorios. No se publicarán datos de contacto privados ni serán aprobados comentarios que contengan 'spam', mensajes publicitarios o enlaces incluidos por el autor con intención comercial.

En cualquier caso, SALUD A DIARIO no se hace responsable de las opiniones vertidas por los usuarios a través de los canales de participación establecidos, y se reserva el derecho de eliminar sin previo aviso cualquier contenido generado en los espacios de participación que considere fuera de tema o inapropiados para su publicación.


*Campos obligatorios.