La sepsis es una respuesta anormal del organismo ante una infección que desencadena una inflamación generalizada y daños multiorgánicos en los pacientes que la sufren. En los casos más graves, puede provocar fallos irreversibles en órganos como los pulmones, el hígado o los riñones y, en última instancia, el fallecimiento del paciente.

Publicado en Profesionales