El ministro de Sanidad, Salvador Illa, advertía ayer de las "duras semanas" que le esperaban a Madrid debido a la mala evolución de la pandemia por COVID-19, y hoy ya toca sufrir un revés incomprensible para los ciudadanos, al escenificar, él mismo, por un lado, y el vicenconsejero de Salud Pública del Gobierno madrileño, por otro, las discrepancias manifiestas en torno a las medidas que son necesarias para controlar la transmisión por SARS-CoV-2.

"Vienen semanas duras en Madrid y hay que actuar con determinación para tomar el control de la pandemia". Son palabras de esta mañana del ministro de Sanidad, Salvador Illa, que advierten de lo que los ciudadanos ya están padeciendo: contagios de COVID-19 sin control, aumento constante de la incidencia acumulada en nuevas zonas aparte de las ya confinadas, colapso de los centros de salud y un horizonte que se perfila muy muy complicado. Nadie quiere dar por hecho que se necesita un confinamiento general de la capital de España, ni nadie quiere dar el primer paso para declarar el estado de alarma, aunque, eso sí, el Gobierno central y el de Madrid continúaN con sus reuniones del grupo de trabajo bilateral para tomar decisiones de mutuo acuerdo y basadas en la evidencia científica.

El Ministerio de Sanidad ha acordado con las Comunidades Autónomas un nuevo paquete de medidas de coordinación entre todas las administraciones para reforzar las acciones dirigidas a hacer frente a la epidemia provocada por la Covid-10, entre ellas la vacunación común y nuevos estudios de seroprevalencia.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha anunciado el levantamiento de las restricciones en las fronteras españolas a los ciudadanos de los países miembros de la Unión Europea incluidos en el acuerdo Schengen a partir del 21 de junio, coincidiendo también con el fin del estado de alarma en España. A partir de ese día se levantará también la obligación de cuarentena para los viajeros que entren en nuestro país.

La consejera de Sanidad de Castilla y León, Verónica Casado, ha anunciado en rueda de prensa la solicitud de pase a la fase 3 de toda la comunidad desde el próximo lunes, pero no tiene claro si se permitirá la movilidad entre provincias, una decisión que debatirá esta tarde con el comité de expertos para la desescalada de la pandemia por COVID-19.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en la comparecencia que viene protagonizando cada sábado durante la pandemia de COVID-19, ha informado que el Gobierno va a solicitar la “última prórroga del estado de alarma”, esta vez por espacio de un mes y con otras características porque "la situación de España ha cambiado".

La llamada inmunidad de rebaño en España, que nos podría proteger de la infección del SARS-CoV-2 gracias al desarrollo de anticuerpos, está todavía muy lejos, tal y como revela el estudio de seroprevalencia que ha realizado en las últimas semanas el Instituto de Salud Carlos III en todas las Comunidades Autónomas y que establece en un escaso 5% el porcentaje de ciudadanos inmunizados, poco más de dos millones de personas.

El Ministerio de Sanidad y las Comunidades Autónomas han pactado el nuevo protocolo para la detección precoz de los nuevos casos de COVID-19 en este periodo de transicion hacia la nueva normalidad, algo fundamental para controlar los contagios y evitar los temidos rebrotes por el alivio de las restricciones en la desescalada.

Página 1 de 49