Imprimir esta página
Servicios Sociales Por S. A. D. Miércoles, 11 Noviembre 2020 09:45
emergencia social

El frío y la pandemia llevan a Cruz Roja a reforzar su intervención con personas sin hogar en todo el país

El proyecto se desarrolla en 36 provincias gracias a la labor de 2.500 voluntarios, que ya han atendido a 16.500 ciudadanos sin techo durante estos meses de crisis sanitaria

Vote este artículo
(0 votos)

“Si la sociedad entera se ve arrastrada por la pandemia, la población más vulnerable empieza desde el minuto uno a acusar aún más el impacto”. Así resume Susana Royo, portavoz del Programa de Atención a Personas Sin Hogar de Cruz Roja, la situación de las miles de personas que se encuentran actualmente sin un techo bajo el que cobijarse y, ahora, expuestas al doble filo de la pandemia y del frío.

Según indica Susana, “al inicio de la pandemia, estas personas se encontraban desorientadas, no entendían la situación que estábamos viviendo, todo estaba cerrado, algunos recursos –alojamientos- tenían aforos limitados o incluso habían cerrado; eso les generaba una sensación de incertidumbre y de inseguridad sobre su propia supervivencia en las calles”. 

Por estos motivos, tras la declaración del estado de alarma en marzo, Cruz Roja habilitó inmediatamente albergues provisionales en 110 localidades, gestionó recursos de alojamiento adaptándolos a las nuevas necesidades y reforzó y dotó de más recursos a las Unidades de Emergencia Social y distintos dispositivos de atención. En total, durante este año, la Organización humanitaria ha atendido a 16.500 personas sin hogar, gracias al papel fundamental de más de 2.500 personas voluntarias.

Y bajan las temperaturas

Ahora, la bajada de las temperaturas y la lluvia vienen a agravar considerablemente la situación en la que viven las personas sin hogar. Esto ha llevado a Cruz Roja a reforzar los dispositivos con los que cuenta en 36 provincias y 16 comunidades autónomas. 

CR personassinhogar 2020 pequenaEstos dispositivos incluyen a las Unidades de Emergencia Social –UES- (en total, 59 unidades de calle, en 32 provincias), alojamientos, centros de estancia y el servicio de acogida y acompañamiento social (atención en oficinas de Cruz Roja y otros puntos fijos de atención).

La situación del sinhogarismo es la expresión más grave de la exclusión residencial en la que puede encontrarse una persona. A través de este Programa de Atención a Personas Sin Hogar, Cruz Roja trata de detectar estas situaciones y dar atención directa e inmediata a las personas que están en situación de calle.

Las UES, actualmente desplegadas en 32 provincias, están conformadas por equipos que integran distintas disciplinas como el trabajo social, la asistencia sanitaria, la psicología, etc. Una parte muy importante de ellos la componen personas voluntarias, más de 2.000 en la actualidad. La clave es ofrecer a las personas sin hogar un servicio de proximidad que garantice una respuesta rápida 'in situ', frente a situaciones de emergencia social, actuando como puente entre la calle y la red de atención.

Café, comida, abrigo, materiales de aseo e higiene, atención sanitaria y escucha, mucha escucha. Estas son pautas queCR personassinhogar 2020 vertical siguen los integrantes de las Unidades de Emergencia Social en sus labores de apoyo a las personas que viven en la calle, en número creciente.

En los distintos ámbitos territoriales, Cruz Roja está colaborando con las administraciones y el resto de ONG y recursos que conforman la red de atención de personas sin hogar.

A través de estas intervenciones, Cruz Roja Española ha atendido durante estos meses de pandemia a 16.500 personas. Para ello es fundamental la labor de más de 2.500 personas voluntarias.

Programa de Atención a Personas Sin Hogar

La exclusión residencial abarca diferentes situaciones carenciales respecto a la vivienda, que pueden ir desde estar en una situación de vivienda inestable hasta no tener un lugar dónde ir.

El proyecto Atención Integral a Personas Sin Hogar pretende afrontar la realidad de estas personas que, por carecer de una vivienda, desarrollan su vida en la calle o en alojamientos temporales.

Busca reducir los daños y riesgos a los que diariamente se enfrentan estas personas, y buscar soluciones a las diferentes necesidades y situaciones que presentan, que son especialmente duras en el caso de las mujeres.

 

Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies Para encontrar más información, sigue el siguiente enlace Política de cookies.