Servicios Sociales Por S. A. D. Viernes, 15 Octubre 2021 22:34
DÍA MUNDIAL

Las enfermeras piden protocolos para cuidar y ayudar en el duelo a las familias que sufren una muerte perinatal

El Consejo General de Enfermería considera imprescindible contar con estructuras para responder a los casos en los que fallece un bebé desde las 25 semanas de gestación hasta un mes después del nacimiento

Vote este artículo
(0 votos)
Apoyar a ls familias que sufren una muerte perinatal es esencial para que puedan frontar el duelo de la mejor manera posible / CGE. David Cubero Apoyar a ls familias que sufren una muerte perinatal es esencial para que puedan frontar el duelo de la mejor manera posible / CGE. David Cubero

Ayudar, cuidar y asistir a las familias que sufren una muerte perinatal es fundamental para conseguir que logren afrontar el duelo de la mejor manera posible. Así se recuerda desde el Consejo General de Enfermería (CGE), que considera imprescindible "contar con protocolos estandarizados que sienten las bases de cómo debe ser la atención en estos casos para evitar problemas posteriores de salud mental y prevenir duelos complicados en el futuro".

Con motivo del Día Mundial por la Concienciación y Visibilización de la Muerte Perinatal, que se conmemora este viernes, desde la organización se insta a las administraciones, hospitales y centros de salud a contar con estos protocolos, "porque ayudan enormemente a las familias que sufren la pérdida de un bebé".

Los profesionales de enfermería recuerdan que, aunque existen diferentes definiciones, la más estandarizada apunta que la muerte perinatal es aquella que se produce desde la semana 24-25 del embarazado hasta el primer mes de vida del bebé. Esta consideración está cambiando, y cada vez son más las voces que apuntan a que debería considerarse como tal desde el momento en el que comienza el embarazo, porque, dependiendo de cada persona, el sufrimiento es igual de importante. Según los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), la tasa de muerte perinatal se sitúa en cuatro defunciones por cada 1.000 nacidos vivos.

"Sólo aquellos que lo han sufrido pueden empatizar con el dolor de estas familias. Por este motivo, escucharlos, aprender de ellos y poner en práctica sus recomendaciones ayudará a mejorar la experiencia en un momento tan traumático. Somos conscientes de que cada vez está más normalizado tratar a estas familias con la mayor empatía posible, pero todavía queda mucho por hacer. Debemos desterrar comentarios, miradas o actitudes que pueden hacerles un daño enorme", explica Florentino Pérez Raya, presidente del CGE.

En este sentido, más que las palabras que hay que decir, es fundamental fijarse en aquello que no se debe decir nunca. "Tal y como se apunta en la Guía para la atención a la muerte perinatal y neonatal, es importante escuchar, dar a los afectados el tiempo necesario, explicarles las opciones y apoyarles en sus decisiones, mantener la calma, cuidar el lenguaje corporal, aconsejarles sin obligarles a nada, hablar a ambos padres equitativamente y, sobre todo, no intentar encontrar algo positivo a la muerte del niño ni decirles que entiendes su dolor si no se ha pasado por algo similar", subraya Montserrat Angulo, vocal del Consejo en representación de la especialidad de Enfermería Obstétrico-Ginecológica, que considera necesario seguir varias pautas a la hora de informar y acompañar a las familias.

Muchas formas de afrontar el duelo

Cada duelo es diferente, y cada familia lo afronta de una manera. De la misma forma que antiguamente se recomendaba no ver al bebé para no sufrir más, las experiencias en la actualidad aconsejan que haya una despedida, que los padres puedan guardar recuerdos del recién nacido, e incluso que se fotografíen con él. Además de esas fotos, muchos hospitales ofrecen una cajita de recuerdos en la que pueden guardar moldes de las huellas, un mechón de pelo, alguna pulserita, el gorrito que se les pone cuando nacen… "Debemos dejar que sean los padres los que deciden, pero siempre dándoles la oportunidad de hacerlo, que sepan que existe esa posibilidad; incluso algunos hospitales se prestan a guardar esos recuerdos hasta que están preparados para tenerlos", comenta Pilar Fernández, vicepresidenta del CGE.

Los profesionales de Enfermería recomiendan, sobre todo, desterrar del lenguaje frases paternalistas como "todavía eres joven", "tienes tiempo de tener otro" o "le pasa a muchas mujeres", entre otras. Para las enfermeras, se trata de palabras que no necesitan y que, además, muchas veces lleva a los padres a sufrir un duelo desautorizado e invisible.

Este duelo, añaden, debe estar complementado por la visibilidad de esta situación. Muchas veces, por vergüenza o por miedo a las reacciones, la sociedad oculta una realidad que hace un daño enorme a las familias. "Días como el 15 de octubre, en el que se conmemora el recuerdo de estas pérdidas, deben ser visibles con campañas de concienciación. También hay que llevar a cabo cursos de formación para todo el personal que tenga contacto con la familia en situación de muerte perinatal, desde la puerta de Urgencias a paritorios, quirófanos, salas de maternidad…", destaca Montserrat Angulo.

Incluso si ya había hijos anteriores en la familia, no hay que ocultar esa pérdida, sino que es necesario explicarla, porque esos niños o niñas estaban esperando a un hermano que no va a llegar, y ellos también deben ser parte de ese duelo. "Muchas veces se hace muy complicado explicar esta situación a los más pequeños, pero deben conocer lo que ha pasado, utilizando metáforas o de la forma en la que los padres se sientan más cómodos", apunta la vicepresidenta del CGE.

Estos protocolos deben incluir también la atención a las familias en el caso de que decidan intentar de nuevo tener un hijo. "Las enfermeras debemos estar cerca de la madre y del padre en todo momento, y un nuevo embarazo puede suponer periodos de ansiedad durante los nueve meses de gestación. Desde Atención Primaria, y Hospitalaria, tenemos un papel fundamental en el seguimiento de este embarazo, y así deben conocerlo las instituciones para que se implanten los protocolos y la formación necesarios", concluye Pilar Fernández.

 



Deja un comentario

Recordamos que SALUD A DIARIO es un medio de comunicación que difunde información de carácter general relacionada con distintos ámbitos sociosanitarios, por lo que NO RESPONDEMOS a consultas concretas sobre casos médicos o asistenciales particulares. Las noticias que publicamos no sustituyen a la información, el diagnóstico y/o tratamiento o a las recomendaciones QUE DEBE FACILITAR UN PROFESIONAL SANITARIO ante una situación asistencial determinada.

SALUD A DIARIO se reserva el derecho de no publicar o de suprimir todos aquellos comentarios contrarios a las leyes españolas o que resulten injuriantes, así como los que vulneren el respeto a la dignidad de la persona o sean discriminatorios. No se publicarán datos de contacto privados ni serán aprobados comentarios que contengan 'spam', mensajes publicitarios o enlaces incluidos por el autor con intención comercial.

En cualquier caso, SALUD A DIARIO no se hace responsable de las opiniones vertidas por los usuarios a través de los canales de participación establecidos, y se reserva el derecho de eliminar sin previo aviso cualquier contenido generado en los espacios de participación que considere fuera de tema o inapropiados para su publicación.


*Campos obligatorios.