Más de 1,8 millones de personas afectadas, más 140.000 personas desplazadas, 700.000 hectáreas de cultivo dañadas y la amenaza de que proliferen enfermedades como el cólera, la malaria o la diarrea. Este es el escenario un mes después de que el ciclón Idai tocara tierra en Mozambique el pasado 15 de marzo, causando numerosos daños y devastando amplias zonas de la región de Sofala y de la ciudad portuaria de Beira.

Publicado en Servicios Sociales