Familias con hijos con enfermedades neuromusculares han afirmado sentirse “desamparadas por el Gobierno” por no ampliar la prestación CUME más allá de los 18 años. En este sentido, han asegurado que quedan “desasistidas” en el ejercicio de sus cuidados, pese a que la discapacidad y las necesidades de apoyo de sus hijos persisten e incluso tienden a agravarse, ya que su situación empeora con los años.

Publicado en Servicios Sociales