Vademecum Por Israel Guerra Viernes, 28 Agosto 2020 17:40
SIGNOS DE ALERTA

Síntomas que puede presentar un adicto

Familiares, amigos o compañeros de trabajo pueden sospechar la existencia de una drogodependencia mediante la observación del comportamiento habitual del afectado

Vote este artículo
(0 votos)

No son pocas las personas que, aún a día de hoy, con la información que existe, siguen recurriendo al consumo de sustancias tóxicas para escapar de los problemas o para lograr sensaciones que de manera natural no se pueden conseguir. Este consumo lleva a la adicción que, como norma general, provoca un grave deterioro en la calidad de vida del consumidor y de la gente que le rodea.

El consumo de drogas, de sustancias adictivas, sigue plenamente vigente, aunque aparentemente ya no sea tan importante para la prensa. No hay que engañarse; según los datos que ofreció el informe mundial sobre las drogas en el pasado 2018, el 5,6% de la población mundial es adicta a algún tipo de droga. Esto significa que alrededor de 275 millones de personas viven por y para seguir suministrándose su dosis diaria.

La primera ley para ganar esta batalla, que se presenta realmente complicada, es aceptar el hecho de que se depende física, mental y emocionalmente de alguna sustancia, algo por lo que muchos consumidores no están dispuestos a pasar. Sin embargo, familiares, amigos o compañeros de trabajo sí que pueden reconocer este problema solo con la observación del comportamiento habitual del adicto. Reconocer estos síntomas resulta de gran utilidad para dar el primer paso en la recuperación del enfermo.

Cómo reconocer los síntomas de una adicción

La adicción a las drogas no es un problema exclusivo y personal que el afectado acepta sin más. Está tipificada como enfermedad crónica, y como tal debe tratarse. Si se quiere ayudar a un adicto, no se le debe culpar jamás de su adicción, y se le debe tratar siempre como lo que es, un enfermo.

Como ya se ha dicho, es una enfermedad crónica, pero también recurrente del cerebro. Un mal caracterizado por la búsqueda constante y el consumo compulsivo de alguna sustancia tóxica, a pesar de poseer los conocimientos que le advierten del peligro que entraña esta conducta.

Cuando se acepta que se es adicto, el siguiente paso debe ser el de ingresar en un centro de adicciones, como las clínicas Cita, que afrontan con el mejor resultado casos de adicciones a la cocaína, alcohol, cannabis, heroína, anfetaminas, enzodiacepinas, ludopatía, tabaquismo, al sexo, a los videojuegos, a las compras o a internet. Problemas que, lejos de desaparecer, aumentan cada día, pues se trata de un problema muy actual, en buena parte debido a las crisis económicas y pandémicas que se vienen padeciendo en los últimos años.

Afortunadamente, también se avanza en los tratamientos y técnicas para superar estas conductas tan negativas en las personas. Pero, como se ha comentado al principio de este artículo, el primer paso es reconocer que se es adicto, y si no es por uno mismo, que sea por la gente que se tiene alrededor.

Los aspectos más reconocibles de que una persona está pasando por este tipo de situaciones son:

Cambios en el aspecto

Efectivamente, este es uno de los cambios más visibles que se notarán en cualquier persona adicta a las drogas. Y es que, como se ha comentado, el cerebro actúa de forma recurrente, obsesiva, sobre un mismo tema, la búsqueda y consumo del estupefaciente. Esto hace que el enfermo se olvide de acciones cotidianas, como comer o asearse, cuidar su aspecto, etc.

Será visible un deterioro progresivo, la persona tenderá a adelgazar, a vestir siempre con la misma ropa y a no mantener una constante sobre su higiene, lo que puede llevarla a oler mal. Puede estar despeinada, sin higiene bucal, con la ropa arrugada… aunque esto será notable cuando la adicción lleve presente durante un tiempo prolongado. En un principio, la persona adicta tratará de cubrir este problema con perfumes, pastillas para el aliento, etc.

Estados de ánimo cambiantes

Su psique también se irá transformando. La inestabilidad emocional será moneda corriente. La depresión, la irritabilidad, los cambios de humor repentinos también serán habituales. Si antes no era de este modo, se verá con más claridad que se está ante un caso de adicción. También será una señal que quiera pasar más tiempo solo o que no tenga interés por realizar actividades sociales, familiares o laborales.

Bajada en el rendimiento profesional

Un elemento común en las personas que sufren una adicción es la falta de concentración y la bajada en el rendimiento físico. Lo más normal en estos casos es que se dé una mayor distracción y traten de eludir cualquier actitud proactiva. Los estudiantes sacarán peores notas y los empleados rendirán bastante menos.

Cambios sociales

Las amistades cambiarán, el tiempo que pase en familia o con los amigos de siempre se irá reduciendo. Querrá salir siempre antes del trabajo o faltará a clase. Se sentirá inclinado hacia un mayor aislamiento personal.

Problemas de salud

La reducción del apetito, las relaciones con otras personas con adicciones y posibles portadoras de enfermedades le acarrearán molestias físicas frecuentes. Además de su patente deterioro físico, ya mencionado, pueden aparecer herpes, dolores de cabeza y resfriados recurrentes, ojos rojos, irritación en la garganta, mareos…

Con un estudio más profundo, es posible diferenciar los efectos que produce cada sustancia a la que se es adicto en el enfermo. Y es que el síndrome de abstinencia de cada droga crea sus propios síntomas. Con estos conocimientos, y observando al enfermo con atención, se podrá detectar a qué sustancia se siente atraído.

 



Deja un comentario

Recordamos que SALUD A DIARIO es un medio de comunicación que difunde información de carácter general relacionada con distintos ámbitos sociosanitarios, por lo que NO RESPONDEMOS a consultas concretas sobre casos médicos o asistenciales particulares. Las noticias que publicamos no sustituyen a la información, el diagnóstico y/o tratamiento o a las recomendaciones QUE DEBE FACILITAR UN PROFESIONAL SANITARIO ante una situación asistencial determinada.

SALUD A DIARIO se reserva el derecho de no publicar o de suprimir todos aquellos comentarios contrarios a las leyes españolas o que resulten injuriantes, así como los que vulneren el respeto a la dignidad de la persona o sean discriminatorios. No se publicarán datos de contacto privados ni serán aprobados comentarios que contengan 'spam', mensajes publicitarios o enlaces incluidos por el autor con intención comercial.

En cualquier caso, SALUD A DIARIO no se hace responsable de las opiniones vertidas por los usuarios a través de los canales de participación establecidos, y se reserva el derecho de eliminar sin previo aviso cualquier contenido generado en los espacios de participación que considere fuera de tema o inapropiados para su publicación.


*Campos obligatorios.