Demos un dato de cierta consistencia: el órgano más grande de nuestro organismo es la piel, aparte de ser nuestra primera barrera defensiva ante cualquier bacteria. Ni que decir tiene que conviene dedicar una atención médica a nuestra piel, puesto que, si se mantiene perfecta, nuestro organismo tendrá una mejor salud, aparte, obviamente, de sentirnos y mostrarnos más bellos.

Publicado en Vademecum