Desde pequeños oímos que nos dicen eso de “siéntate bien”, “camina erguido”, “pero si es que vas encorvado” y frases por el estilo. No, no son cosas de viejos ni advertencias propias de abuelas; está comprobado que si nos habituamos a las buenas posturas nuestra salud general mejora.

Publicado en Vademecum